viernes. 14.06.2024

Con el acelerado ritmo de vida actual, y la necesidad de ser cada vez más productivos, hacer más de una cosa a la vez se ha convertido en algo natural en nuestras vidas. Incluso en actos tan cotidianos, como comer, no prestamos suficiente atención, perdiendo gran parte de la capacidad de disfrute. Las distracciones en la alimentación son un mal hábito común en nuestra sociedad y el uso de dispositivos electrónicos es una de las causas.

Según los datos extraídos del estudio sociológico de Maestros de Hojiblanca, “Comer con los cinco sentidos”, 9 de cada 10 gallegos (92,68%) observan pantallas durante alguna de las comidas del día, un dato ligeramente por encima de la media nacional (91,62%).

Los dispositivos más utilizados en alguna de las distintas comidas a lo largo del día son la televisión (79,27%) y el smartphone (54,88%). La cena (79,27%) y la comida (75%) son los momentos en los que un mayor porcentaje de gallegos acompañan esta actividad con alguna pantalla.

La tendencia del uso de dispositivos en los momentos de alimentación se ha visto incrementada con la pandemia. Así, el 57% de los gallegos que teletrabajan o estudian desde casa algún día a la semana consideran que utilizan más las pantallas durante las distintas comidas desde que comenzó. Las principales razones son para estar al día y más informados (56,6%) y por entretenimiento (43,3%).

Pese a su uso, solo 2 de cada 10 gallegos conoce las consecuencias que tiene la distracción de las pantallas en la capacidad de disfrutar de la comida.

Poner la atención en las pantallas mientras comemos no solo lleva un detrimento en la salud, dado que disminuyen la sensación de saciedad, sino que altera la percepción gastronómica y, por lo tanto, del disfrute, al limitar la atención de los sentidos, focalizándonos en un elemento externo. Esto conlleva no solo que se altere el disfrute, sino que, en ocasiones, no seamos capaces de percibir y de recordar la experiencia. El cerebro inhibirá el proceso consciente y será un elemento práxico y sin recuerdo del mismo.

PODCAST ‘COMER CON LOS CINCO SENTIDOS’

A pesar de la tendencia del uso de pantallas en los momentos de alimentación, al 58% de los gallegos les gustaría contar con soluciones para disfrutar de las comidas con los cinco sentidos.

Por ello, para ofrecer nuevas opciones, Maestros de Hojiblanca ha trabajado en una alternativa al uso visual de pantallas a la hora de comer, a través de un proyecto de investigación realizado de la mano de Jesús Porta-Etessam, jefe de sección de Neurología del Hospital Clínico San Carlos.

Se trata de una creación de ambientes sonoros en formato podcast, basados en la importancia de la música en las experiencias gustativas y capaces de modular los aspectos multisensoriales de la experiencia gastronómica. De este modo, cuando los escucha sin distracciones, el comensal es más consciente del proceso y participa activamente con todos los sentidos, logrando una experiencia mucho más positiva.

La creación de ambientes sonoros puede potenciar una experiencia multisensorial de disfrute cuando se elaboran de una forma específica y personalizada para la misma. Además, puede influir positivamente inhibiendo aspectos de tensión emocional, lo que estimula aún más el centrarse en la propia experiencia culinaria.

En palabras de Jesús Porta: “Evitar el uso de las pantallas y adecuar el ambiente a través de un nuevo elemento sensitivo puede cambiar totalmente la percepción final de la experiencia gastronómica. En el ser humano, la alimentación es una sublimación y presenta aspectos realmente relacionados con el arte y el disfrute. Por ello, modulando el ambiente por medio de un espacio sonoro, seremos capaces de dirigir y mejorar la experiencia gastronómica. Implica una visión multisensorial. Y es que, los aspectos propios de la gastronomía trascienden la alimentación y, como el resto de las actividades humanas, se deben valorar también dentro de una perspectiva creativa”.

“Es conocida la capacidad que tiene la música de modular el estado de ánimo y modificar aspectos emocionales de los oyentes. Se ha observado cómo los diferentes tipos de música o aspectos ambientales pueden modificar no solo la experiencia, sino el apetito. Estudios muestran que ritmos jazzísticos pueden inducir un incremento en la necesidad de comer, mientras que otro tipo hip-hop lo pueden disminuir”, ha añadido.

Los podcast abordan cinco momentos distintos del día relacionados con la comida: el desayuno, la pausa de la mañana, la comida, la merienda y la cena. Han sido diseñados bajo los criterios del experto en neurología, atendiendo al tipo de ambiente, el ritmo y la melodía en función de las necesidades de cada momento, para favorecer el disfrute de una comida consciente y plena. Asimismo, se ha tenido en cuenta el tiempo medio recomendado para cada comida, coincidiendo así con la duración de cada uno de los podcasts en cuestión.

Las melodías se han testado con una muestra de personas antes de su lanzamiento y cerca del 65% de los participantes afirmaron que habían disfrutado mucho más de la experiencia gastronómica gracias al ambiente musical. Además, más del 80% sintió emociones positivas.

Según Maca Garau, directora de Marketing de Deoleo en España: “Los datos del estudio que hemos realizado revelan que existe una problemática en este sentido. Con esta serie de cinco podcast, desde Maestros de Hojiblanca buscamos hacer reflexionar a la sociedad sobre la importancia de parar y comer de forma consciente y plena, ayudando a recuperar el disfrute y placer en nuestras comidas prestando atención a los matices, sabores y texturas. Al igual que el aceite de oliva virgen extra potencia y eleva el sabor de los alimentos, nuestros podcasts ayudan a comer con los cinco sentidos para maximizar el disfrute”.

Los podcast ‘Comer con los cinco sentidos’ de Maestros de Hojiblanca están disponibles de forma gratuita en, entre otras plataformas, Apple Podcasts, Amazon e iVoox.

Accede a las imágenes del proyecto en el siguiente enlace.

DATOS DEL ESTUDIO A NIVEL NACIONAL

Los extremeños son los que más afirman ver algún dispositivo durante las comidas (97,01%), seguidos de los riojanos (95%) y los cántabros (94,44%). Por el contrario, los que menos son los aragoneses (85,37%), seguidos muy de cerca por los vascos (85,40%) y los baleares (85,90%).

El dispositivo más consumido en alguna de las distintas comidas a lo largo del día es la televisión, y la cena es el momento en el que mayor porcentaje de españoles acompaña esta actividad con alguna pantalla, pues 7 de cada 10 afirma mirar algún dispositivo durante ésta.

La tendencia del uso de terminales en los momentos de alimentación se ha visto incrementada de manera general con la pandemia. Así, casi el 64% de las personas que teletrabajan o estudian desde casa algún día a la semana consideran que utilizan más las pantallas durante las distintas comidas desde que comenzó, ya sea, entre otros, para estar al día y más informado (47,43%), para entretenerse (43,50%) o para sacar el trabajo, por falta de tiempo (41,19%).

Pese a su elevado uso, más del 87% de los encuestados considera que el hecho de utilizar dispositivos electrónicos o pantallas mientras come es un mal ejemplo y solo 3 de cada 10 conoce las consecuencias que tiene en la capacidad de disfrutar de la comida.

Solo 2 de cada 10 gallegos conoce las consecuencias que tiene la distracción de las...