miércoles. 17.04.2024

El cadáver de  Ali

Mohammed Yaunes fue encontrado en una cuneta de la carretera que une Qiqiyat

con al Gharbiya al sur de la mítica ciudad de Nabatiyeh a unos doce kilómetros

de la base española de Marjayoum, según fuentes de la agencia Sputnik así como otras

de Oriente Medio. El cadáver de Yaunes estaba al lado de su vehículo con la

puerta lateral derecha abierta. Vestía informal y presentaba al menos cuadro

disparos en el pecho y dos cuchilladas en el costado, por lo que se supone que

fue rematado en el lugar.

Yaunes era el responsable de la contra inteligencia de la Organización, para perseguir a espías y colaboradores que se infiltraban en la Organización. Había combatido en Siria como estrecho colaborador del general iraní Qassen Soleimani, asesinado en los primeros días de este año, en las inmediaciones del aeropuerto de Bagdad.

Por José V. Moure

Un comandante de las milicias de Hezbollah asesinado en el sur de Líbano