lunes. 26.09.2022

Es su regalo para su marido en las bodas de oro de su

matrimonio. Se lo reclamaban con anterioridad personas con las que trabajó,

amistades, “pero yo no me atrevía a esta aventura”, dice echando la vista

atrás. Pero hoy es posible leer ‘El yo y sus metáforas’.

Y fue escrito, como dice, “al calor de muchos leños”. Para

esta amante de la metáfora, los leños simbolizan las personas que ha asesorado

durante su vida o a las que ha acompañado en su recorrido vital o de quienes le

han brindado su amistad.

Rosa Montenegro (La Coruña, 1949) -en América, Rosa Matas por el apellido del marido- vivió en la ciudad herculina y acabó el bachillerato superior allí. “Médico era mi real vocación”, ha escrito. Pero para eso había que ir a Santiago y a su padre no le gustó que lo hiciera a esa edad. Así que estudió lo que había en Coruña, Magisterio. Más tarde se trasladaría a Santiago para estudiar Filosofía y Letras. Después se enfocaría en los estudios de Pedagogía en la Universidad de Navarra. La docencia es su vocación.

"En el fondo mi libro tiene como objetivo que la gente sea feliz porque para eso ha venido [al mundo]”, dice Montenegro. FOTO CORTESÍA DE LA AUTORA.

‘El yo y sus metáforas’ lo clasifica la autora –que

ofrece esta entrevista exclusiva a DL-G por video llamada- como un libro de

Antropología, pero “diseñado para que esté en el bolsillo de cualquier persona

y que pueda acudir a él en cualquier momento”. Eso sí, Montenegro explicita la

dosis conveniente: “Es un libro para saborear, como cuando uno degusta un buen

licor. Por lo tanto, a sorbos cortos”.

Al lector le encomienda la tarea de “desentrañar,

meterse…Es como un viaje submarino, un viaje hacia adentro que a veces es

costoso”, describe. Es un libro para leer, dejarlo, volver sobre él… Y anuncia

que será muy importante la audio guía en voz de la propia autora, en cuanto

esté disponible. Para ella, los contenidos tienen que ‘acougar’ o reposar en el

lector. Por eso recomienda subrayar, colorear…¡Vamos, trabajarlo a fondo!

Si uno hace eso, promete Montenegro, lo leído se

convierte en nutriente y las metáforas cobran sentido…

Rosa Montenegro es una enamorada de la metáfora. Ese

trasladar el sentido recto de una voz a otro figurado es “un modo respetuoso

con la inteligencia”, afirma. Ella dice que “lo único que puedo aportar en  este libro es mi modo de decir las cosas. Y

como profesora de Filosofía y de Literatura la metáfora es ese recurso con el

que “cada uno descubre un mundo y cada uno descubre su mundo”.

 ‘El yo y sus

metáforas’ es “un libro de muchas lecturas”, explica. En cada momento te puede

inspirar cosas distintas.

'El Yo y sus Metáforas' fue escrito, como dice, “al calor de muchos leños”. Para esta amante de la metáfora, los leños simbolizan las personas que ha asesorado durante su vida o a las que ha acompañado en su recorrido vital o de quienes le han brindado su amistad. FOTO CORTESÍA DE LA AUTORA.

Todo esto sin perder de vista que “este libro está hecho

para personas de la calle, que no han tenido la oportunidad de leer…”. Ella

pretende con él “ayudar, acompañar a esas personas…, siempre desde mi estilo”.

“Tenemos dificultad para mirarnos por dentro”, explica

Montenegro. “La cercanía de uno mismo es como un espejo cóncavo y convexo que

nos deforma la realidad. Por eso es necesaria la cercanía de los demás, para

poner cada cosa en su sitio y a su tamaño natural. Entonces, meterse por esos

entresijos no es apetecible por desconocido”.

La amistad, otro de los temas, para Rosa comienza por uno

mismo. “Si no eres capaz de ser amigo de ti mismo, no serás amigo de nadie. El

ser amigo de uno mismo, en el fondo, es el proceso natural de conocerse,

aceptarse, quererse, sabe aceptar lo que puede ser pulido, abrillantado…Creo

que eso es un proceso apasionante”.

Y hasta hay música en ‘El Yo y sus metáforas”. “Como

profesora he escrito este libro teniendo en cuenta las diferentes

inteligencias. Cada capítulo empieza con una imagen, una foto, que intenta

reflejar lo que voy a escribir. Las personas que son más visuales se van a

quedar con esa imagen. Además hay un grupo de palabras claves que son conceptos

dirigidos a la inteligencia racional. Hay poesía para los que son más líricos

así como referencias a enlaces de música en Youtube. De esta forma, intento

llegar a todos los tipos de inteligencia que puedan leer mi libro. Y entro por

todos los sentidos, incluso el tacto cuando el lector entra en contacto con la

edición impresa donde puede anotar, colorear, subrayar…haciéndolo suyo”.

La autora concibe la Educación como “capacitación para la

libertad, para el acto libre. En el fondo mi libro tiene como objetivo que la

gente sea feliz porque para eso ha venido [al mundo]”.

Rosa Montenegro sentencia que “la felicidad es una tarea diaria. De felicidad se habla en presente. El dolor también es en presente. A nadie le gustaría que le dijesen te amaré el año que viene, o te amé el año pasado. A mí me aman en presente; me hacen feliz en presente. Soy feliz hoy. Mañana no sé si voy a estar aquí. El pasado es experiencia, nunca residencia”.

En metáfora de la autora, este libro pretende ser “bordón

útil en el camino”, un apoyo para transitar con éxito los caminos de la vida.

 Y la dejamos con su web metaforasenrosa.com y con su blog donde con pequeñas anécdotas de la vida diaria va ampliando explicaciones sobre el contenido de ‘El Yo y sus metáforas’.

Rosa Montenegro, autora de ‘El Yo y sus metáforas’: “La metáfora es un modo respetuoso...