domingo. 14.04.2024

DINAMISMO EMPRENDEDOR: La longevidad de los séniors

La longevidad, entendida como la realidad de que una gran parte de la población senior alcanza edades muy superiores a la media de los 65 años de principios del siglo XX, es algo muy evidente en nuestros días.
España ocupará la séptima posición mundial, con una predicción de expectativa de vida de 92 años para los hombres y 94 años para las mujeres.
España ocupará la séptima posición mundial, con una predicción de expectativa de vida de 92 años para los hombres y 94 años para las mujeres.

'Por los cerros de Úbeda', expresión empleada con cierta frecuencia cuando topamos a alguien despistado, surgió en la época de Fernando III el santo, cuando estaba con sus huestes en la aventura de tomar la ciudad jienense, en el año 1233. Un hidalgo aliado suyo -con pocas ganas de guerra- pensaba ayudarle, pero llegó tras la conquista de la ciudad diciendo que se había perdido por los cerros de la zona.

La longevidad, entendida como la realidad de que una gran parte de la población sénior alcanza edades muy superiores a la media de los 65 años de principios del siglo XX, es algo muy evidente en nuestros días.

Viviremos más años y con más calidad de vida, abriéndose unas oportunidades inesperadas de disfrutar más de la vida familiar, social, laboral, de ocio…

Si, “seis minutos cada hora es el tiempo extra que las sociedades avanzadas están ganando a la vida gracias a ese aumento de la esperanza de vida al nacer, como relatan los autores del libro La revolución de la canas”, Iñaki Ortega y Antonio Huertas. También comentan que “En 2050, alrededor de un 5 por ciento de la población mundial superará los 80 años; o sea, 420 millones de seniors octogenarios vivirán en la Tierra. Es muy significativo que según datos oficiales, actualmente se venden más pañales para adultos que para bebes”.

Es una verdadera revolución que nos viene arrollando y traerá un cambio radical en el día a día, porque permitirá que millones de personas sigan trabajando, innovando, consumiendo…Esta nueva etapa dará lugar, sin duda, al nacimiento de nuevas industrias para servir las necesidades de los séniors y surgirán nuevas startup, nuevos emprendedores que descubren oportunidades de negocio.

Pero es objeto de este breve artículo no está enfocado en el emprendimiento de los jóvenes, lo cual es siempre deseable, si no el emprendimiento de los séniors. Con el enfoque de abrirle puertas a esos años de vida extra que nos están llegando, pueden surgir tres caminos: Primero, algunos séniors se sentirán perdidos, sin saber que hacer; otros, han abierto fugazmente un nuevo camino -eso sí, muy ilusionados- pero no llegarán a buen puerto, por inconsistente o desacertado; y un tercer tipo, se estrellarán en el intento, porque no somos dueños de nuestro tiempo.

Pretendo aportar algunas ideas para abrir las puertas del primer camino; sugerir algunas actividades que pueden enriquecer la vida extra que ya estamos disfrutando.

- Seguir activos, sin dejarnos arrinconar por el mercado laboral y normativa de las instituciones. Un trabajador sénior es un profesional experto, que sabe por donde anda, analiza las situaciones, se anticipa a los problemas, afronta las necesidades con paciencia y sabe convivir con diversas generaciones facilitando la tan deseada intergeneracionalidad profesional.

- Mantén la mente ocupada; desarrolla actividades que no has podido hacer durante la etapa laboral.

- Participa en alguna institución ONG, relacionada con lo que más te gusta y apetece.

- Piensa en algunas actividades de voluntariado, que den servicio a los demás, a nivel social, 
empresarial, deportivo…

- Si la pensión lo permite, disfruta de los viajes a países que siempre estuvieron en tu mente, pero 
aparcados por imposibilidad.

- Cuida tu salud, con hábitos saludables, pero no te agobies con tablas de gimnasios agotadoras.

- Dedícale más tiempos a los amigos; recupéralos uno a uno, especialmente el entorno familiar.

- Cuida detalles de accesibilidad y confort en tu vivienda, pero no te aísles en ella, aunque la oferta 
de comodidades sea amplia.

El presidente de SECOT Asturias, Guillermo Díaz, en un reciente foro aportaba una interesante 
expresión, que no debemos hablar de un envejecimiento activo, sino de “vitalismo activo”; ser un 
jubilado activo. Lo sabemos, sentados en un sillón se envejece más rápidamente. La mente debe 
estar activa, seamos felices y evitemos ser candidatos al alzheimer.

Ramón Santorio Santorio

Presidente de SECOT Vigo

DINAMISMO EMPRENDEDOR: La longevidad de los séniors
Comentarios