jueves. 20.06.2024

Dos libros para este verano

Los tiempos de espera, que podrían ser perdidos, permiten leer en momentos extra a las personas puntuales. Eso sí, hay que aceptar la lectura en versión digital (estamos en el siglo XXI) y tener el libro descargado en un “ebook” o incluso el móvil. Podemos leer mientras esperamos a quien llega tarde. De esta forma la espera se tolera mejor y recibimos a los impuntuales con buena cara. Según lo que estemos leyendo, incluso podemos sonreír.
Portada de La ladrona de huesos, de Manel Loureiro.
Portada de La ladrona de huesos, de Manel Loureiro.

¿Qué libro me aconsejas leer este verano? Es una pregunta muy frecuente en el mes de junio. Pero quien no lee en invierno, tampoco lee en verano. Se lee muy mal tumbado al sol: es demasiado incómodo. La naturaleza nos ha dado 24 horas al día para usarlas como queramos, y mucha gente dedica el verano a quemarse la piel.

Recientemente preguntaron a Nita Aspiazu de Balda, escritora de la magnífica novela histórica “La callada memoria del olvido”, cómo una mujer joven con nueve hijos puede sacar tiempo para escribir. “Para mí es una necesidad”, fue su respuesta. Y es así: cada uno dedica su tiempo a lo que considera necesario. Quien no tiene tiempo para leer es porque prefiere dedicarse a otros quehaceres.

Las personas puntuales podemos hacer buen uso de la impuntualidad de los demás. Igual que hay unos que nunca tienen tiempo para leer, hay otros que nunca tienen tiempo para llegar a la hora convenida. Como ellos están muy ocupados, es mejor que esperen los demás.

Los tiempos de espera, que podrían ser perdidos, permiten leer en momentos extra a las personas puntuales. Eso sí, hay que aceptar la lectura en versión digital (estamos en el siglo XXI) y tener el libro descargado en un “ebook” o incluso el móvil. Podemos leer mientras esperamos a quien llega tarde. De esta forma la espera se tolera mejor y recibimos a los impuntuales con buena cara. Según lo que estemos leyendo, incluso podemos sonreír.

Otro libro que aconsejo leer es “La ladrona de huesos” de Manuel Loureiro. Me parece genial su forma de crear suspense intercalando lo que sucede ahora con lo que ocurrió hace años. Poco a poco se va descubriendo cómo la protagonista ha llegado a la situación actual. El escritor se ha documentado hasta el último detalle para crear sensación de realidad, a pesar de lo extraordinario del relato. Está muy bien escrito y es sumamente ameno. Además, describe el paisaje de Galicia y los entresijos de la catedral de Santiago como quien es: un gallego culto y amante de su tierra.

 

Isabel Coma Canella

Autora de la novela El Marido de Carlota.

Dos libros para este verano
Comentarios