sábado. 26.11.2022

La Xunta celebra que los Planes de Sostenibilidad Turística de Ourense Termal y de la Mariña Lucense hayan sido aprobados hoy por la Conferencia Sectorial de Turismo. El vicepresidente primero, Alfonso Rueda, destacó la importancia de esta noticia para el desarrollo sostenible del turismo en los dos destinos gallegos.

La Xunta, en su apuesta por el turismo sostenible y de calidad, ya había incluido los dos planes en la propuesta que hizo llegar este año a la Secretaría de Estado de Turismo, por lo que valora de manera muy positiva que las dos iniciativas hayan salido adelante y que se sumen a los planes de Santiago de Compostela y de la Ribeira Sacra, aprobados el año pasado.

Ourense cuenta con un importante número de ayuntamientos ricos en recursos termales, y el turismo termal en Galicia es uno de los sectores con más potencialidad para la recuperación del sector. La comunidad autónoma gallega es líder en el conjunto del Estado en cuanto a la oferta minero-medicinal, con más de un 20% de los establecimientos balnearios de España, y también la que cuenta con más distintivos de calidad en los establecimientos termales.
El proyecto Ourense Termal, desarrollado por la Diputación Provincial de Ourense es, además, una oportunidad para generar empleo en la provincia, fijar población y frenar la emigración. El Plan de Sostenibilidad Ourense Termal cuenta con un presupuesto de 3,1 millones de euros, de los que la Xunta aporta 1.350.000.

El objetivo de Ourense Termal es generar competitividad en los municipios termales rurales de la provincia, impulsar inversiones y mejorar las infraestructuras, dotaciones y captaciones termales, así como actuaciones encaminadas al fomento de la innovación, implantación de la inteligencia turística y desarrollo del producto adaptado a las nuevas necesidades del usuario del turismo termal.

Por lo que respecta al Plan de Sostenibilidad de la Mariña Lucense, el proyecto apuesta por un modelo turístico más competitivo, innovador y participativo, con el objetivo de recuperar la confianza del viajero y fomentar la comarca como destino seguro tras el impacto de la crisis sanitaria. El proyecto se justifica en la necesidad de poner en valor los recursos de las áreas rurales con potencial turístico y de atraer a los visitantes a un espacio singular con atractivos diferenciados.

Promovido por la Mancomunidad de ayuntamientos de la Mariña lucense, cuenta con un presupuesto de 2,3 millones de euros, de los que la Xunta aporta un millón. El plan pone el acento en la adaptación de los productos turísticos a la nueva realidad, estableciendo una estrategia para la transformación e implantación de un modelo turístico más competitivo, innovador y participativo basado en el fomento de la digitalización, que refuerce la confianza del viajero y fomente la comarca como destino seguro, con actuaciones bajo criterios de sostenibilidad, redistribución de flujos turísticos y de implantación de la población local en el desarrollo turístico.

En total, las dos iniciativas suman una inyección en el turismo gallego de 5,4 millones de euros; 2.350.000 procedentes de la Administración autonómica.

Los dos planes aprobados hoy para Galicia deberán desarrollarse en los próximos tres años. Alfonso Rueda se muestra convencido de que, en ese tiempo, el impacto de esta inversión en las comarcas beneficiadas dará resultados muy positivos.

El turismo termal ourensano y el modelo turístico de la Mariña Lucense reciben 5,4...