viernes. 12.07.2024

El déficit hasta julio ascendía a 6840 millones de euros, lo que supone una mejora de 1631 millones respecto al mismo periodo del año anterior, debido al crecimiento del 8% de los ingresos, consecuencia de la reanudación de la actividad económica derivada del des-confinamiento. y efectos temporales derivados del aplazamiento del pago de impuestos.  
El gasto primario creció un 5,4%, reflejando las medidas extraordinarias de apoyo a la economía y las familias, que alcanzó los 4 212 millones, superando el monto ejecutado en todo el año 2020 (3 546 millones).

El apoyo brindado por la Seguridad Social ascendió a 1423 millones, lo que representa alrededor del 88% del total ejecutado en todo el año 2020 y supera significativamente el monto presupuestado para 2021 (776 millones), con énfasis en el apoyo al empleo (840 millones) , ayudas extraordinarias a los ingresos de los trabajadores (350 millones) y prestaciones por enfermedad y aislamiento profiláctico (142 millones).

APOYO NO REEMBOLSABLE A EMPRESAS

El apoyo a la morosidad a las empresas para soportar costes con trabajadores y costes fijos alcanzó los 2.087 millones, 678 millones más que la ejecución de todo el año 2020 (1.409 millones).

En apoyo a las empresas, destacan el apoyo extraordinario a la progresiva recuperación de la actividad (473 millones), el despido simplificado (367 millones) y el incentivo extraordinario para la normalización de la actividad empresarial (251 millones).

El apoyo a los costes fijos de las empresas en el marco del programa Apoiar ascendió a 996 millones, siete veces superior al gasto realizado durante todo el año 2020 (143 millones).

FISCALES Y CONTRIBUTIVOS

Los ingresos fiscales ajustados por efectos extraordinarios crecen un 6,4%, con el aplazamiento del pago de impuestos beneficiando a los ingresos hasta julio en unos 315 millones de euros.

Las cotizaciones a la Seguridad Social crecieron un 7,7%, como consecuencia de la positiva evolución del mercado laboral, basada en la efectividad de las medidas de apoyo y, en particular, en que el despido sustentaba el 100% de los salarios, contrario a lo que sucedió en 2020.

Crecimiento de gastos


El gasto primario creció un 5,4%, incorporando el fuerte crecimiento del gasto en Seguridad Social (+ 8,0%, +1 371 millones). Excluyendo las medidas específicas en el ámbito de Covid-19, destacamos los incrementos del gasto de la Seguridad Social en prestaciones sociales excluyendo pensiones (9,9%), en particular con prestaciones por desempleo (+ 18,8%) y Seguridad Social Social para la Inclusión (+ 42,1%).

El gasto en SNS creció un 9,1%, destacando el altísimo aumento de los gastos de personal (9,7%), como consecuencia del importante aumento del número de profesionales sanitarios y de la adquisición de bienes y servicios (+10,7%).
Los sueldos de los funcionarios públicos aumentaron 4,7% en la Administración Central, reflejando la contratación de personal y los cobros con aumentos salariales, con énfasis en el significativo incremento del 5,5% en el gasto en sueldos de los docentes.

La reapertura de la economía lusa tiene un efecto positivo sobre el déficit presupuestario