lunes. 15.07.2024

La nueva economía digital ha modificado las estrategias de inversión de todo tipo de empresas sin importar su tamaño. En España se detecta una brecha del 50% entre aquellas que tienen menos de diez empleados y aquellas que tienen más de tal cifra. Sin embargo, las ayudas europeas y los diferentes proyectos han ampliado la digitalización. Según destacan los expertos, “antes se invertía en la tienda” y ahora eso se hace en el ámbito digital.

Un informe reciente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) revela que el 34% de las PYMES en España no tiene previsto invertir en digitalización en los próximos tres años. Esta cifra es alarmante, especialmente cuando se considera que el 80% de las empresas de más de 10 empleados ya cuentan con página web propia, según datos de la agencia SEO Eskimoz y estadísticas del INE. Una muestra de la clara diferencia según el tamaño empresarial es que donde hay menos de 10 empleados apenas el 32% tiene web, y eso que supone una mejora del 2% respecto al 2019.

Entre las Comunidades Autónomas más avanzadas, destacan algunas como Cataluña, Madrid, País Vasco, Navarra y Aragón. Cataluña cuenta con un 86,4% de empresas con conexión a Internet y más de 10 empleados que tienen web. Esto supone un crecimiento del 10% respecto a hace diez años. País Vasco cuenta con un 83,1% con una mejora del 6%. Madrid tiene un 81,3% con el crecimiento del 7%, mientras que Aragón ha crecido un 12% hasta el 81,2%, la Comunidad Valenciana otro 10% hasta el 78,5% y Andalucía un 5% rozando el 70%.

Maxence Marius, director general de Eskimoz en España, enfatiza la importancia de la adaptación digital: “Antes se invertía en tener la tienda en la mejor ubicación de la ciudad. Hoy, esa visibilidad se logra en la web. Si no te encuentran al buscar tu producto o servicio, estás fuera del juego”.

DIGITALIZACIÓN, UN AMPLIO CAMINO POR RECORRER

El Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI) de 2020, publicado por la Comisión Europea, sitúa a España en el puesto número 11 entre los 28 Estados miembros de la UE. Aunque el país ha avanzado en áreas como infraestructura y talento digital, la integración de tecnologías digitales por parte de las PYMES sigue siendo un área de mejora.

Es decir, hay una amplia mayoría de compañías nacionales que ya tienen presencia online. Un avance que se espera que crezca en las próximas fechas, pues a través de ayudas europeas y nacionales se han impulsado proyectos para dotar de herramientas y conocimientos a las diferentes empresas.

“Crear una página web no basta. Posicionarse implica determinar una estrategia, seguir unas normas, analizar el contenido y el producto que se realiza y, sobre todo, conocer al consumidor y sus hábitos de búsqueda”, apunta Marius, que reconoce que cada vez más empresas, sin importar tamaño, apuestan por invertir en esta área.

OPORTUNIDADES DE LAS PYME PARA DESTACAR

La guerra digital no es solo sobre tener una presencia online, sino sobre cómo las empresas se posicionan en el vasto mundo digital. La experiencia de usuario (UX), el diseño web, y el tiempo que los usuarios pasan navegando son factores cruciales que determinan el éxito en línea.

La llegada de la Inteligencia Artificial y otras herramientas avanzadas ha revolucionado las estrategias de posicionamiento. Además, las regulaciones europeas están poniendo un énfasis renovado en la gestión de datos, asegurando que las empresas respeten la privacidad de sus usuarios.

En conclusión, la economía digital ofrece un mar de oportunidades, pero también presenta desafíos que las PYMES en España deben superar. Con las herramientas adecuadas y una estrategia bien definida, estas empresas tienen el potencial de prosperar en la era digital.

“Antes se invertía en la tienda, ahora en la web”
Comentarios