viernes. 01.03.2024

Las zonas litorales de Galicia y el Norte de Portugal están hoy más y mejor preparadas para evaluar los eventuales riesgos costeros en un escenario de cambio climático gracias al trabajo desarrollado en el marco del proyecto MarRISK. Esta fue una de las principales conclusiones expuestas esta mañana durante el evento internacional organizado por la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda para dar a conocer los resultados de la iniciativa nos sus más de tres años de funcionamiento.

La Dirección General de Calidad Ambiental, Sostenibilidad y Cambio Climático (DXCASCC), dependiente de la Consellería, es la principal beneficiaria del MarRISK, un proyecto del observatorio transfronterizo RAIA y financiado con cargo al Programa de Cooperación Interreg España-Portugal (Poctep). MarRISK nació con la misión de asegurar un crecimiento inteligente y sostenible de las zonas litorales de Galicia y Norte de Portugal mediante la evaluación de los riesgos costeros más destacados en un escenario de cambio climático, para mejorar la resiliencia de los sectores económicos tradicionales y de otros emergentes.

Su finalidad es ahondar en el conocimiento de la evolución del clima costero, mejorando la resolución de los análisis existentes en la actualidad. Para eso, utiliza y mejora los sistemas de monitorizado y vigilancia de esta evolución y ponen la disposición de las administraciones públicas, del tejido productivo y de la sociedad en general, herramientas de apoyo a la toma de decisiones, que mejoren la gestión de los recursos y la ordenación del litoral.

Con un presupuesto global de 2,96 millones, la Dirección General de Calidad Ambiental, Sostenibilidad y Cambio Climático aportación al proyecto cerca de 425.000 euros y ejerce el papel de coordinadora a través de Meteogalicia. Además, también participan Intecmar y Cetmar, lo que garantiza las sinergias de actuación de estos tres organismos con el objetivo común de asegurar un crecimiento inteligente y sostenible en el litoral de la Eurorregión.

Tal y como se expuso en la presentación de los resultados del proyecto, entre las actividades desrrolladas desde su puesta en marcha en julio de 2017 hace falta subrayar el refuerzo de la red de observación océano-meteorológica del Observatorio RAIA, mejorando la resolución de los análisis existentes; la elaboración de un listado de indicadores para la evaluación de los efectos del cambio climático; o la mejora de los modelos de predicción (mapas de cambios de la línea de costa en función de los cambios derivados del cambio climático, mapas de erosión costera, mapas de inundación, modelos de agitación marítima, hidrodinámicos y de producción primaria, entre otros).

Asimismo, también se desarrollaron servicios climáticos como la evolución de la línea costera y amenazas de la erosión en la costa portuguesa, los efectos del cambio climático en acuicultura de mejillones, el cálculo del índice de resiliencia para el Puerto de Langosteira con el objetivo de mejorar su operativa en un contexto de cambio climático –y extrapolable la otros puertos-, o la aplicación Percegurú dirigida al sector dedicado a la explotación del percebe.

En definitiva, como destacó la subdirectora general de Meteorología y Cambio Climático, María Luz Macho, el trabajo desarrollado en el marco del proyecto MarRISK contribuye a la mejora de la resiliencia de los sectores económicos estratégicos del litoral del área de Cooperación (turismo, tráfico marítimo y sector portuario, sector pesquero y marisquero, incluida la acuicultura off-shore o las energías renovables marinas) a través de los servicios climáticos establecidos, que permiten anticiparse la eventuales riesgos asociados al cambio climático, optimizando así su capacidad de adaptación.

Gracias a MarRISK se ahonda en el conocimiento de la evolución del clima costero, y se refuerza por ambas veías el sistema de vigilancia operacional de los riesgos costeros para que ofrezca servicios generales y específicos para actividades en medio marino, lo que hace de esta iniciativa una aproximación novedosa y de gran valor para la región Galicia-Norte de Portugal.

INTECMAR

En el evento también participaron la directora del Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino de Galicia (Intecmar), Covadonga Salgado, y el jefe de la unidad de Modelado Oceanográfico de este centro, Pedro Montero, que pusieron de relevancia la importancia de contar con información océano-meteorológica para evaluar los posibles riesgos asociados al cambio climático en el ámbito marítimo, uno de los objetivos principales del MarRISK.

Además, los representantes del Intecmar destacaron la labor del centro dependiente de la Consellería del Mar en la observación oceanográfica y en la lucha contra la contaminación y la colaboración en estas materias con otras instituciones de ámbito autonómico y del norte de Portugal a través de la red RAIA, constituida para fortalecer una infraestructura de observación en la margen ibérica común a la eurorregión Galicia-Norte de Portugal.

OBSERVATORIO RAIA

El Observatorio RAIA cumple este año una década en funcionamiento, período durante lo que sirvió de modelo para otros observatorios costeros en España y ayudó a desarrollar nuevos proyectos de investigación, como MyCoast o el propio MarRISK. Por este motivo, el evento que acogió estos días la Cidade da Cultura, en Santiago, incluyó también durante la jornada del lunes una sesión coloquio sobre el estado actual y futuro de los observatorios oceánicos costeros, que contó con la participación de representantes de seis de estas instalaciones de España y Portugal, incluido el Observatorio RAIA.

Hace falta recordar que la DXCASCC, a través de Meteogalicia, fue el motor principal de la creación de este observatorio, en estrecha colaboración con los antes mencionados Intecmar y Cetmar. La unión de estas tres entidades fue la que le dio peso real en la parte gallega, y propició la creación del Observatorio Costeiro Xunta, el pasado mes de febrero.

La Eurorregión Galicia-Norte de Portugal, más preparada ante los riesgos costeros...