viernes. 08.12.2023

IMPORTANCIA DEL DEPORTE PARA LA SALUD Y LA VIDA

Para los que tuvimos la suerte de educarnos y crecer en la cultura del deporte, lo amamos profundamente y hemos tenido la suerte de practicarlo y el privilegio de competir en diversas disciplinas (en mi caso, desde bien pequeño, he practicado numerosos deportes: fútbol, baloncesto, hockey sobre patines, atletismo, frontón, ping-pong, squash, pádel, esquí, golf, tenis, habiendo competido en algunos de ellos, si bien mi gran pasión ha sido la raqueta y el tenis, que me ha dado grandes satisfacciones, proporcionado grandes amigos y permitido conocer personalmente a tenistas que son historia viva del tenis, además de haber podido entrenar y pelotear con algunos tenistas de Copa Davis.

1
Francisco Peña suspendido en el aire, ejecutando una volea de revés con gran estilo y perfección técnica, a los 15 años, en el año 1970, cuando era campeón de Vigo junior, y la promesa del tenis vigués.

Desde esa experiencia de vida, puedo decir que aparte de mi familia y mis amigos, y mi trabajo vocacional (45 años de dedicación a la salud planetaria), hay dos cosas que no cambiaría por nada del mundo: el deporte y la naturaleza, piezas clave en mí vida, que me han ayudado en la lucha diaria a superar las dificultades que uno se encuentra en el camino; mientras que la vida sedentaria, con otros factores de riesgo, contribuyen a la aparición de enfermedades.

Es preciso destacar los beneficios que reporta la práctica continuada de la actividad deportiva sobre el organismo: incremento de la salud física u orgánica (aumenta la capacidad del organismo para efectuar un trabajo, que se traduce en un mejor funcionamiento de los aparatos osteoarticular, cardiocirculatorio, respiratorio, hepático, renal, hematopoyético, SNC); conservación y aumento de la salud mental (la práctica del deporte es un elemento de compensación de los excesos de la vida actual, que implica un equilibrio somático-psíquico que imprime personalidad y carácter); beneficio del bienestar social (posibilidad de relacionarse con los grupos sociales más diversos); y prevención de enfermedades orgánicas y funcionales (las formas de vida actuales, sobre todo en las grandes urbes, el exceso de ruido, estrés, alimentación inadecuada, etc., conducen al sedentarismo como consecuencia de la falta de ejercicio físico, lo que favorece la presencia de alteraciones de diverso tipo: cardiovasculares, broncopulmonares, gastrointestinales, distonías vegetativas, obesidad; problemas todos ellos evitables a través del ejercicio físico regular y moderado de acuerdo con la edad y posibilidades de cada persona, ya que también el ejercicio físico prolongado e intenso, sobre todo si el organismo no está habituado y preparado para ello, puede conducir a la fatiga o cansancio o algún tipo de lesión inoportuna. El deporte vigoriza el organismo, haciéndolo más resistente al trabajo y a las enfermedades, favorece el desarrollo armónico de los músculos; facilita el desarrollo regular del esqueleto y aumenta su capacidad; ayuda a calmar la excitabilidad nerviosa de las personas especialmente irritables, favoreciendo un equilibrio nervioso; aumenta la capacidad de coordinación de los movimientos; corrige malformaciones y alteraciones de la forma general del cuerpo, congénitas o adquiridas.

3
Xerardo Estévez, alcalde de Santiago, entregando el II Trofeo de Navidad a Francisco Peña, campeón senior 1985, torneo organizado por el ayuntamiento de Santiago con la colaboración de la Federación Gallega de Tenis.

Se recomienda, como medidas preventivas: someterse a un reconocimiento/pruebas para valorar y aconsejar el tipo de actividad deportiva a realizar, entrenamiento dirigido, descanso necesario, indumentaria adecuada, higiene personal, alimentación correcta y equilibrada acorde con el esfuerzo muscular adicional de un deportista. Que el deporte forme parte de nuestras vidas y contribuya a la integración y a la participación social.

MI PASIÓN POR EL TENIS

A muchos lectores les sorprende que un hombre de ciencia que lleva toda su vida, dedicado a la salud ambiental del planeta desde la triple vertiente formativa, investigadora y educativa, haciendo divulgación científica, pueda al mismo tiempo ser analista de tenis; tiene su explicación.

4
Francisco Peña y Luis Fernández Oro (Segunda nacional y campeón gallego) formando pareja de dobles en un partido de dobles de exhibición contra la pareja José Ramón González Juanatey y José Antonio Chapela, organizado por el ayuntamiento de Santiago con la colaboración de la Federación Gallega de Tenis, disputado en el pabellón de deportes Santa Isabel, en el año 1984, con motivo de la celebración del I Torneo de Navidad, en el que quedó campeón José Ramon González Juanatey, y subcampeón Francisco Peña.

Desde pequeño me atraía el tenis y se me daba bien la raqueta, si bien hubo un hecho determinante: que en 1967 en la finca familiar de Ponteareas se construyera una pista de tenis de cemento reglamentaria con su vestuario, que se inauguró con la celebración del I Campeonato Infantil de Tenis, que contó con la participación de un grupo de jóvenes y la presencia de aficionados del Condado y del área metropolitana de Vigo, un hito en aquella época, en la que las pistas de tenis brillaban por su ausencia en Galicia; lo que hizo posible que en el año 1969, dos ponteareanos: Cholo Sobral (mejor condición física) y Francisco Peña (mejor condición técnica) disputaran la final del campeonato de Vigo infantil en las pistas de tenis de Club de Campo, venciendo el primero. Ganador del Torneo de Tenis celebrado en el Colegio Montecastelo, actividad principal de una convivencia de verano, venciendo en la final a Enrique Antón Lorenzo.

Recuerdo la primera raqueta que empuñé, una Dunlop Alpha de madera, firmada por Santana (1967), al que conocí con motivo de su participación en el Concurso Internacional de Tenis de Club de Campo (Copa Bedriñana), celebrado en las instalaciones de Vista Alegre, en las que en el año 1970 me proclamé campeón de Vigo junior, venciendo en la final a Jorge Troncoso en la pista central de Club de Campo, con una raqueta innovadora recién llegada de Inglaterra: Wilson T-2000 (que después utilizó Jimmy Connors en su carrera). En aquella época, mi entrenador era Ernesto Vázquez, una institución en Club de Campo, que me hizo ver mis potencialidades y mis puntos débiles, me ayudó a depurar mis mejores golpes: saque, drive, juego en la red, dejada, y a mejorar el revés (utilizaba mucho el cortado y poco el liftado), y me insistía en que tenía que reforzar la preparación física.

5
El equipo de tenis del Real Aeroclub de Santiago que disputó el Campeonato de España por equipos de Segunda División en el año 1989. De izquierda a derecha: Juan Soneira, Fernando de Pablos, José María Santiago, Harguindey, Fernando Lazo, Julio Santiago y Francisco Peña.

En 1972, con 17 años, gané el IV Trofeo Estadio de Tenis, organizado por la Jefatura Provincial de Movimiento y disputado en el Estadio de la Juventud de Pontevedra. En octubre de 1972, al incorporarme a Compostela para iniciar mis estudios de Farmacia en la USC, fiché por el Club Universitario de Tenis, siendo Alfonso Cardama su presidente y Santiago Carballal el responsable de la Sección de Tenis; formando parte del equipo hasta el 8 de febrero de 1989, en el que rescindí la ficha que tenía suscrita, para poder fichar por el Real Aeroclub de Santiago. En la década de los 80 llegué a ser Grupo 10 en el ranking gallego, que en aquel momento significaba formar parte del selecto grupo de mejores tenistas del momento.

En agosto de 1983 tuve el privilegio de jugar la fase previa del XLIII Concurso Internacional de Tenis ATP en Club de Campo de Vigo, que daba acceso al cuadro final, en el que estaba Jan Kodes (ganador de Wimbledon y Roland Garros); me ganó Michael Kures, tenista profesional americano, por 6/2 y 6/1. Esa experiencia me permitió entablar amistad con Jordi Arrese y entrenar con él, estuvimos a punto de formar pareja en la modalidad de dobles, lo impidió el que yo no tenía puntos ATP.

9
Francisco Peña, campeón de Vigo junior con 15 años, promesa por aquel entonces del tenis vigués

En el año 1984, puse en marcha la Escuela de Tenis del Colegio Junior´s, dirigida a formar a jóvenes escolares en la práctica del tenis, años después, cuando ya estaba totalmente rodada, me vi obligado -por motivos de trabajo- a pasarle el testigo a los Hermanos Carlos y Luis Fernández Oro. Ese mismo año, quedé campeón del XIV Trofeo Liceo Marítimo de Villagarcía, celebrado en las pistas municipales de Fontecarmoa, un clásico de los torneos de verano de aquella época. Subcampeón senior del I Torneo de Navidad 1984, tras perder en la final con JR González Juanatey, torneo organizado por el Ayuntamiento de Santiago con la colaboración de la Federación Gallega de Tenis, que tuvo lugar en el Pabellón Municipal Santa Isabel, y que concluyó con dos partidos de exhibición: en la modalidad individual, Luis Fernández Oro (2ª nacional y campeón gallego) venció a JR González Juanatey; y en la modalidad de dobles entre las parejas formadas por JR González Juanatey - JA Chapela contra Luis Fernández Oro - Francisco Peña, vencieron los primeros. En octubre de 1984, en la modalidad de dobles, formando pareja con Luis Fernández Oro, ganamos el I Open de Tenis Aeroclub ´Trofeo Fagor´ de Santiago, tras vencer a la pareja formada por C. González Juanatey - JL Pérez Sobral.

En esa época participé en un torneo clásico de verano en la cancha del Dr. Domínguez en Areas (Pontevedra), disputé la final contra Javier Hevia, y no se me ocurrió nada mejor que estrenar unos tenis, al poco rato de iniciar el partido sentí molestias, tenía ampollas y una herida en un pie, y a partir de ahí no pude competir en las mejores condiciones y acabé perdiendo frente a un buen rival, aprendí la lección de lo que nunca se debe hacer.

Su nieta, Carlota Carlota, cumple 3 años y ya muestra maneras y le gusta el tenis.
Su nieta, Carlota, cumple 3 años y ya muestra maneras. Le gusta el tenis.

Campeón sénior del II Torneo de Navidad 1985, organizado por el CMD del Ayuntamiento de Santiago con la colaboración de la Federación Gallega de Tenis. En el año 1986, formé parte del equipo del Club Universitario de Tenis (en la modalidad individual y en la de dobles formando pareja con Fernando Rey), que disputó la final del Campeonato de Galicia Absoluto por Equipos -competición organizada por la Federación Gallega de Tenis- contra el Club de Tenis Coruña, que se proclamó campeón con todo merecimiento.

En el año 1989 fiché por el Real Aeroclub de Santiago, defendiendo los colores del equipo, que por primera vez en su historia participó en el Campeonato de España de Tenis por equipos de Segunda División, con el grato recuerdo de haber actuado como capitán del equipo en la eliminatoria contra la Bilbaína que tuvo lugar en Bilbao, mientras que Fernando de Pablos, capitán habitual, lideró el equipo que disputó la eliminatoria celebrada en Santander.

"A nivel tenístico, las experiencias vividas durante casi 60 años han sido muy gratificantes y enriquecedoras, razones más que suficientes para que el tenis se haya convertido en mi gran pasión (como jugador, formador de jóvenes y aficionado)", 

Tampoco puedo olvidar las estancias en Cataluña (cuna del tenis) durante el mes de julio durante casi dos décadas; entrenaba habitualmente en las pistas del Club de Tenis Tarragona con gente de muy buen nivel, entre otros: Agustín Pujol (presidente de la Real Federación Española de Tenis 1985-2004), José Antonio Hierro (mi contrincante habitual, disputábamos partidos memorables, muy igualados); lo que contribuyó a mejorar mi nivel de tenis notablemente. Recuerdo que un verano participé en un Torneo celebrado en el Club de Tenis Andrés Gimeno, lo que me permitió conocer personalmente a Andrés Gimeno, un histórico del tenis español, además de persona entrañable, que me dejó muy grato recuerdo.

A nivel tenístico, las experiencias vividas durante casi 60 años han sido muy gratificantes y enriquecedoras, razones más que suficientes para que el tenis se haya convertido en mi gran pasión (como jugador, formador de jóvenes y aficionado), y quiera transmitir a los aficionados al tenis lo que llevo dentro. Ahora, mi mayor ilusión es motivar a mi adorable nieta Carlota y enseñarle la técnica de su abuelo, y como tenemos tantas cosas en común, quién sabe lo que nos puede deparar el futuro, en diciembre cumple 3 años, y ya le gusta el tenis y muestra buenas maneras, lo lleva en la sangre. 

Importancia del deporte para la salud y la vida. Mi pasión por el tenis
Comentarios