lunes. 15.04.2024

Igor Chumak tiene 33 años, nació en Kiev y es un voluntario de ayuda humanitaria en su país, Ucrania. Huérfano, a los 9 años fue acogido por un matrimonio gallego, Pedro Matas y Rosa Montenegro, junto a su hermana. Hoy Igor mantiene los lazos con la familia gallega y DL-G habló con él con motivo del primer aniversario de la guerra de Ucrania, justo el 24 de febrero.

“Mi misión es llevar ayuda, medicamentos, ropa...que llegan de Polonia, España y Alemania, a la zona fronteriza dominada por los rusos. Tengo una camioneta con la que viajo a Polonia recojo la ayuda y la traslado a Ucrania, buscando a familias y personas a las que ayudar.

Un año después del comienzo de la guerra -24 de febrero de 2022- estamos cansados, pero, como siempre, fuertes. Yo veo el cansancio de mis compatriotas tras un año de guerra en el que hubo muchos muertos. Pero cuando hablo con los soldados, los voluntarios y los civiles queremos ganar la guerra y para ello nos empleamos a fondo y todavía pondremos más ganas. Hemos pagado con muchas vidas antes de llegar aquí…y no podemos renunciar. Por lo tanto, estamos cansados, pero fuertes.

A los rusos no se les puede dar el título de soldados. El soldado debe defender siempre a los civiles. Hay soldados franceses, españoles, ucranianos...que si ven que alguien quiere hacer daño a una mujer o a un niño los va a defender…En cambio, los soldados rusos son unos asesinos. Son como perros sueltos lejos de sus casas…quieren morder, morder…Hay muchos lugares de Ucrania dónde los soldados rusos han demostrado este comportamiento. Han matado con un tiro en la nuca y antes les han atado las manos...Asesinos de chicas de quince años con las que antes han hecho lo que han querido…Muchas han quedado embarazadas, otras se han vuelto locas porque su vida era muy dura…Han causado muchas muertes. Tantas que no se pueden explicar…Lo compruebo cuando yo voy a ayudar a la gente y veo a quién puedo ayudar…Recuerdo a un señor que mataron andando en bicicleta y al que vi muerto al lado de su bici…Cadáveres y cadáveres tapados en las calles…Y yo me encontraba allí…Tengo muchas fotos y vídeos en mi teléfono…En cambio, las noticias pro rusas dicen que los ucranianos están haciendo teatro…

IGOR2
"Las noticias pro rusas dicen que los ucranianos
están haciendo teatro…" 

El presidente Volodímir Zelenski es extraordinario. Todos los presidentes tienen algunas cosas buenas y otras malas. Ciertamente, no hay personas perfectas. Tenemos cada uno pequeñas o grandes culpas. Cuando nos unimos, el escuchó a su pueblo. Yo veo ahora cómo se porta, cómo va de un sitio a otro, cómo habla al pueblo y no escapó…Le podrían haber matado en varias ocasiones…El afirmó y cumplió. Yo voy a estar con Ucrania. Y esto dice más que muchas palabras. Por eso quiero mucho a mi presidente, rezo por él a Dios cada día y, cuando le escucho hablar…Pido a Dios: Bendice Señor a nuestro presidente. Sé que Dios no hace acepción de personas…El pueblo le aprecia, está a su lado y la gente hace caso a lo que dice. Él está viviendo unos momentos difíciles…

Ya ha pasado un año desde el inicio de esta guerra. No sé cuándo va a terminar el conflicto, pero quiero que sea cuanto antes. Tenemos que volver a la vida ordinaria.

Las noticias hablan de bombardeos en Ucrania. Hace unos dos meses cayó una bomba cerca de mi casa. Mi vecino está sin ventanas, un señor falleció y yo no puedo abrir la puerta de casa…tal fue la explosión, que cayó toda la pintura interior… Por eso, cuando te acuestas, no sabes si va a caer una bomba en tu casa. ¡Cómo se puede vivir así! Por contraste, en otros lugares del planeta la gente vive bien, tranquila, duerme bien, y no intranquila por lo que pueda pasar. También es cierto que cuanto más tiempo transcurre en esta situación, más se acostumbran mis conciudadanos a esta incertidumbre.

Al principio también yo tenía miedo de encontrarme en medio de un bombardeo. Tenía mucho miedo. Pero, cuando ahora caen bombas a 100 metros de mí, yo no me muevo y me siento tranquilo. Uno se puede acostumbrar a todo, pero nunca a ver morir a la gente. Y en Ucrania están muriendo muchos jóvenes, gente de mi edad. Son personas que quieren vivir, tiene mujeres e hijos y padres que lloran por sus hijos-soldados muertos. Ellos querían vivir y tenían miedo a morir. La vida es única. Pero ellos están tan persuadidos de estar en el lugar correcto de batalla para defender su tierra…

Para mí, la Ucrania de estos momentos es otra Ucrania. Yo quiero cada vez más a mi país. Estoy viendo cómo mis compatriotas se ayudan, se apoyan…Aunque no tengamos tantas armas como quisiéramos, contamos con un pueblo muy fuerte. Porque tú puedes tener mucho armamento, pero si tu gente tiene miedo, no vale de nada…

Yo estoy orgulloso de mis compatriotas. Al principio pensé que la guerra iba a pasar muy rápido y que la historia de Ucrania se había acabado, por la superioridad técnica rusa, pero no.

Yo he visto a muchas mujeres ucranianas esperando el paso de los tanques y sonando la alarma, porque querían defender su casa…Así son las ucranianas.  En un principio pensé que iban a escapar, a dispersarse, pero no. He visto a las niñas fabricando bombas con gasolina para arrojar a los tanques rusos y que explotasen. Pensé que si estas mujeres hacían bombas con sus manos, esa ciudad era fuerte. Por eso yo voy a estar a su lado y ayudar a mi país.

Muchas gracias, de parte de las personas que están en Ucrania, a las que ayudan a mi país y a mi gente. ¡Muchas gracias!"

Igor Chumak, voluntario ucraniano: “Aunque no tengamos tantas armas como quisiéramos,...
Comentarios