domingo. 14.04.2024

Si bien muchas personas luchan por dormir, la crisis del costo de vida también parece empeorar nuestros hábitos de sueño. Un estudio reciente de Sun Life mostró que dos de cada cinco adultos (41%) tienen dificultades para dormir por la noche debido a la preocupación por el dinero, siendo los mayores de 50 años los que más se preocupan.

Sin embargo, el ejercicio regular puede tener grandes beneficios en tus hábitos de sueño. El ejercicio de ligero a moderado antes de acostarse puede aumentar la calidad del sueño al reducir el inicio del sueño (el tiempo que tarda en quedarse dormido) y disminuir la cantidad de tiempo que permanece despierto en la cama durante la noche.

Dicho esto, los expertos de Bed Kingdom han revelado cinco ejercicios livianos rentables que pueden ayudarlo a conciliar el sueño más fácilmente este invierno, dejando sus finanzas y su salud en óptimas condiciones.

1  El yoga es una forma suave y efectiva de relajarse después de un día ajetreado, y practicar yoga por la noche puede ayudarlo a relajarse antes de irse a la cama para que pueda dormir mejor.

 El yoga puede ayudarte a practicar una respiración lenta y controlada que estimula el nervio vago. Este nervio afecta su sistema nervioso parasimpático (SNP), que controla la función de descanso de su cuerpo, por lo que es más fácil apagarlo. El yoga también puede disminuir el ritmo cardíaco y mejorar la digestión, todas cualidades para una buena noche de sueño.

Además, no necesitas romper el banco para practicar yoga. Todo lo que necesita es una colchoneta de yoga y un espacio despejado en su hogar, preferiblemente no en su dormitorio. También puede encontrar videos para seguir en YouTube. Practique durante 30 minutos una hora antes de acostarse para ver mejoras en su sueño.

2 Caminar. Con las frías y oscuras noches de invierno acercándose sigilosamente, es tentador quedarse en casa y aislarse del mundo. Sin embargo, salir a caminar por la noche puede ayudarte a dormir, además, es completamente gratis.

 Caminar puede reducir el estrés y mejorar la salud mental, lo que significa que puede ayudar a despejar su mente de cualquier ansiedad antes de irse a dormir. Caminar regularmente también puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y prevenir condiciones como la presión arterial alta. Un cuerpo sano significa dormir mejor.

 Trate de dar un paseo ligero de 1 a 2 horas antes de acostarse. Si el clima frío le parece poco atractivo, traiga un frasco de té de manzanilla. Los antioxidantes calmarán la mente y te ayudarán a dormir mejor.

3. Ciclismo

 Muchos de nosotros tenemos una bicicleta guardada en un garaje que nunca usamos. Pero, al igual que caminar, dar un paseo en bicicleta por la noche puede ayudar a mejorar la calidad del sueño y también es completamente gratis.

 Un ciclo de luz puede mejorar la salud en general. Puede quemar calorías y energía, lo que significa que su sueño no se verá tan interrumpido durante la noche. También puede mejorar en gran medida la salud pulmonar, lo que puede ayudar con cualquier problema respiratorio. Un ciclo rápido de 20 a 30 minutos al día puede ser muy beneficioso.

 También puedes planificar una ruta ciclista por un parque o cerca del campo. Entrar en un espacio abierto, lejos del ajetreo y el bullicio de una ciudad o una zona residencial concurrida puede tener grandes mejoras en el bienestar mental. Solo asegúrese de usar ropa reflectante y tener una linterna instalada en la parte delantera de su bicicleta.

4. Natación

Si tiene la suerte de vivir cerca de una piscina local, intente nadar por las noches para ver cómo puede mejorar la calidad de su sueño. Muchas piscinas tienen ofertas de membresía, lo que significa que el costo se reduce cada mes.

 Nadar por la noche quema la energía sobrante y libera endorfinas para sentirse bien que reducen el estrés y brindan un efecto calmante que lo ayuda a quedarse dormido. Las técnicas ligeras, como la braza, son una forma eficaz de quemar energía sin exagerar.

 Apunta a 30 minutos, un par de noches a la semana, de 2 a 3 horas antes de irte a dormir. Tomar una ducha de agua caliente después de nadar también puede ayudar a relajar el cuerpo, lo que hace que sea más fácil quedarse dormido.

5. Aeróbicos

 Los aeróbicos son otra forma rentable de hacer algo de ejercicio antes de irse a la cama. El ejercicio aeróbico regular puede mejorar la calidad del sueño y reducir la somnolencia diurna excesiva para quienes sufren de insomnio.

 Las actividades aeróbicas moderadas también pueden disminuir la gravedad de los trastornos respiratorios del sueño, como la apnea obstructiva del sueño.

 Hay cientos de videos en línea para que los descubras, que van desde 15 minutos hasta una hora. Simplemente encuentre un espacio abierto en su hogar y practique hasta una hora antes de dormir.

Quienes duermen cinco horas o menos tienen un 30 % más de posibilidades de desarrollar...
Comentarios