lunes. 22.07.2024

Nuestro contacto con la madre Naturaleza nos sana, nos reconcilia con nosotros mismos, es un ejercicio terapéutico. Un anti stress que nos reconcilia con nuestro mundo.

Además, el jardín es un punto de encuentro con uno mismo, con otra u otras personas o con la propia Naturaleza. Es un lugar que favorece el equilibrio emocional y despierta sentimientos saludables.

Cada jardín es distinto y supone un esfuerzo del hombre por cultivar, esto es, cultura. Incluso, según la hora del día en que se visita, aparece ante nuestros ojos con distintos matices. La luz es clave en la Naturaleza.

Por eso, los niños limianos que hacen también sus ‘Jardins das escolinhas’, a otra escala, titulan: ‘Ler para as plantas fá-las crecer’, integrando así cultivo y cultura. Incluso otro grupo de ‘jóvenes’ jardineros concluye que ‘Só teremos um Jardín Saudavel se existir a paz’. El jardín fomenta la paz, la tranquilidad en el orden natural. Solo el agua en el jardín es toda una sinfonía coral que nos sana nuestros oídos. El jardín nos beneficia también como escaparate de Belleza y nos pone en contacto con ella.

Este año, bajo el lema de ‘Jardines saludables’, los concursantes incluyeron, ¡cómo no!,  plantas medicinales en sus proyectos de jardinería.  Es el caso de Victoria Magnano, una arquitecta paisajista argentina, que diseñó ‘Viva la vida’, para celebrarla precisamente con un proyecto que llama a detenerse y recalar en la contemplación del jardín.

También el jardín puede ser un aviso de lugares alterados donde se detectan diferencias significativas de emisiones de radiaciones energéticas y electromagnéticas que pueden afectar positiva o negativamente a la salud de los seres vivos.  Esto expone en su proyecto Bom Site Luz Morgade, una viguesa arquitecta, premiada con la ejecución de su proyecto por parte del municipio de Ponte de Lima. También un jardín diseñado para pararse en una de sus numerosas butacas y darse a la reflexión.

Festival Internacional de Jardines, en Ponte de Lima, es un lugar encantado donde puedes hablar de tú a tú con la Naturaleza. Un anticipo de lo que será el paraíso. A la orilla del río Lima se extiende un lugar que cada año muda sus plantas y sus diseños acogiendo culturas vegetales de todo el mundo. La creatividad y el ingenio, así como el diseño, se dan la mano en cada uno de los proyectos premiados en esta edición bajo el lema: ‘Jardines saludables’.

Hay que ir a Festival Internacional de Jardins con tiempo para poder deambular sin prisas entre los  rincones recoletos de este jardín de jardines e identificar sus plantas. Buscar el refrigerio de las fuentes con ‘chafaríz’ de agua para amortiguar el calor de este verano adelantado. Asombrarse del tamaño de los limones que forman ‘ramadas’ y brillan como oro destacando sobre el verde follaje. Percibir olores tan fragantes como el de la madreselva, ahora en plena floración, que trepa en la zona de los ‘Jardins das escolinhas’.

Festival de Jardíns es un esfuerzo colectivo con un fin didáctico y pedagógico sobre las nuevas ‘camadas’ –dicen- o generaciones limianas y otras de jóvenes visitantes que nos seguirán y querrán para sí un mundo más sustentable. Un esfuerzo colectivo de las autoridades del municipio así como de los patrocinadores y del personal del ayuntamiento que ponen mucha dedicación desde hace dieciocho años.

La próxima edición de Festival Internacional de Jardíns es una gran provocación, algo así como el imaginario en el arte del jardín. La convocatoria ya está abierta a nivel mundial. Volveremos a ver cómo el jardín puede ser tratado desde muchos puntos de vista, pero siempre apelando al recurso de la imaginación.

Revisitar Festival Internacional de Jardins en Ponte de Lima es terapéutico y saludable
Comentarios