viernes 20/5/22

Las macroalgas

En cuanto a las especies aún por explotar, los investigadores ven necesario el desarrollo de nuevos procesos de cultivo y el estudio de nuevas aplicaciones, acciones en las que viene trabajando el consorcio Algalup desde 2019. En este sentido, el proyecto permitió evaluar el stock de cinco especies de macroalgas seleccionadas por su interés en la alimentación humana y por sus propiedades funcionales (antioxidante, inmunoestimulante y antiinflamatoria. Para eso se llevaron a cabo muestreos en 35 puntos distribuidos a lo largo de 1.600 kilómetros de costa, 14 en Galicia y 21 en el norte de Portugal.
Distintos expertos pusieron de manifiesto la abundancia de este recurso, su importancia en los ecosistemas marinos costeros y su gran potencial económico.
Distintos expertos pusieron de manifiesto la abundancia de este recurso, su importancia en los ecosistemas marinos costeros y su gran potencial económico.

El II Foro de los Recursos Algales celebrado este martes en Vigo sirvió para poner de manifiesto la potencialidad de Galicia y Portugal en la explotación de las macroalgas y en la valorización de este recurso de gran abundancia en las costas de ambas regiones. Organizado por el Centro Tecnológico del Mar-Fundación Cetmar, dependiente de la Consellería del Mar, el evento se retomó diez años después de su primera edición para ofrecer una visión integradora del potencial real de este recurso.

La jornada se celebró coincidiendo con la finalización del proyecto Alternativa integral para la explotación de macroalgas en la zona de Galicia y Portugal (Algalup) que, coordinado por Anfaco-Cecopesca y con la participación de Cetmar y otras entidades gallegas y portuguesas, viene trabajando en los últimos cuatro años en promover la investigación y la innovación del sector de las macroalgas en esta área geográfica.

A través de la interconexión entre centros tecnológicos y universidades especializadas de este sector, el consorcio Algalup trabajó para mejorar el conocimiento sobre las especies de interés y la adaptación de los procesos productivos a las condiciones específicas en la zona así como para  trasladar los resultados obtenidos al tejido industrial y a los sectores interesados mediante acciones como el foro celebrado este martes.

En la apertura de este foro participó la directora general de Desarrollo Pesquero, Susana Rodríguez, que destacó la importancia de la cooperación transfronteriza en este ámbito, la directora-gerente del Cetmar, Paloma Rueda, y el secretario general de Anfaco-Cecopesca, Juan Vieites.

La primera sesión de este evento fue sobre el estado actual de las algas en Galicia y Portugal y los avances en su cultivo. En esta parte, los expertos pusieron de manifiesto la abundancia de este recurso tanto en Galicia como en Portugal, su importancia fundamental en los ecosistemas marinos costeros, su gran potencial económico y la existencia de especies sometidas a la explotación comercial en ambos territorios.

En cuanto a las especies aún por explotar, los investigadores ven necesario el desarrollo de nuevos procesos de cultivo y el estudio de nuevas aplicaciones, acciones en las que viene trabajando el consorcio Algalup desde 2019. En este sentido, el proyecto permitió evaluar el stock de cinco especies de macroalgas seleccionadas por su interés en la alimentación humana y por sus propiedades funcionales (antioxidante, inmunoestimulante y antiinflamatoria. Para eso se llevaron a cabo muestreos en 35 puntos distribuidos a lo largo de 1.600 kilómetros de costa, 14 en Galicia y 21 en el norte de Portugal.

El Foro prosiguió con una segunda sesión centrada en la valorización de las macroalgas y en los usos actuales en diferentes sectores. En este ámbito se dieron a conocer los avances del proyecto, que trabajó con dos especies en diversas áreas e impulsó nuevas iniciativas para el aprovechamiento a través de la aplicación de derivados y compuestos bioactivos extraídos de las algas. En este ámbito se evaluaron, entre otros aspectos, aplicaciones de los polisacáridos de estas algas para desarrollar productos para el tratamiento y regeneración de lesiones en la piel.

En relación a los usos de este recurso en la alimentación humana, el consorcio Algalup investigó cómo varía la composición nutricional de las dos especies a lo largo del año, información que resulta de interés para seleccionar la época de cosecha más apropiada. Además, el alga Codium, que en los últimos años ganó popularidad como especie comestible por su sabor a percebe, se utilizó para elaborar nuevas propuestas culinarias.

El broche final del II Foro de los Recursos Algales en la sede de Cetmar fue un debate y una demostración culinaria con degustación de cuatro recetas elaboradas por Rafa Centeno, chef del restaurante Maruja Limón, y con la colaboración de Capitán Alga.

Las macroalgas
Comentarios