jueves. 18.04.2024

La Consellería de Cultura, Educación y Universidad avanza en las obras de rehabilitación de la iglesia de San Pedro, en Lugo, que ya luce restaurado el artesonado mudéjar, una de las escasas muestras de este estilo que existe en Galicia. También están finalizados los trabajos en las cubiertas del ciborio y de los cruceros, y la limpieza y encintado de los paramentos exteriores en la cabecera, entre otras labores.

El delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias, participó hoy en la jornada de puertas abiertas organizada para mostrar a la ciudadanía el monumento y los trabajos que se están llevando a cabo para su conservación, que cuentan con un presupuesto de cerca de 760.000 euros.

Representantes de la empresa adjudicataria de las obras, Resconsa, y el arquitecto redactor del proyecto de restauración, Justo Portela, condujeron a los visitantes a través de las distintas estancias repasando las características y la historia del monumento, que está declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

La actuación que se desarrolla en la iglesia -que en origen perteneció al monasterio de San Francisco- permitirá resolver las patologías existentes, fundamentalmente derivadas de la humedad por filtraciones en la cubierta y en las fábricas.

Además se mejorará la imagen del monumento armonizando los acabados de los paramentos exteriores y se incidirá en la conservación del crucero y de elementos constructivos y decorativos de alto valor histórico artístico como son la portada histórica, el rosetón sur, la cornisa moldurada pétrea,  los van góticos o los contrafortes de las capillas de la cabecera. Asimismo, los trabajos también incluirán la evaluación arqueológica en la cabecera de la iglesia.

CARACTERÍSTICAS

La iglesia de San Pedro está protegida por su valor cultural al tener la consideración de BIC desde junio de 1931. La fecha de su construcción se sitúa en la mitad del siglo XIV y está vinculada al obispo Pedro López de Aguiar, que desarrolla una gran actividad constructiva ya que, además de iniciar su construcción, interviene en la fundación del convento de las dominicas da Nova (1363) y la construcción de la capilla de San Froilán en la Catedral.

La planta de la iglesia de San Pedro es de cruz latina de una sola nave de cinco tramos y crucero con cubierta de madera y cabecera de tres ábsides poligonales con bóvedas de crucería. Su construcción refleja la influencia del estilo ourensano, además de ser origen de un taller específico lucense a consecuencia de la actividad constructiva simultánea en la catedral y en los conventos mendicantes.

La iglesia lucense de San Pedro ya luce restaurado el artesonado mudéjar