domingo. 26.06.2022

La demarcación de Galicia-Costa, en prealerta por sequía

 Ni las lluvias inscritas en mayo, ni las de los últimos días, tuvieron efecto en los caudales circulantes, es decir, no fueron suficientes para mudar la situación de prealerta por sequía prolongada que lleva padeciendo Galicia-Costa desde el mes de febrero.
La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, con el gerente de Augas de Galicia, Gonzalo Mosqueira, ha detallado la situación hidrológica actual en la cuenca de competencia autonómica.
La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, con el gerente de Augas de Galicia, Gonzalo Mosqueira, ha detallado la situación hidrológica actual en la cuenca de competencia autonómica.

La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, informó hoy de que la demarcación hidrográfica de Galicia-Costa afronta el verano en situación de prealerta por sequía prolongada y ofreció ayuda a los ayuntamientos para incentivar el ahorro de agua y eliminar las fugas de las redes.

Vázquez Mourelle, junto con el gerente de Augas de Galicia, Gonzalo Mosqueira, informó hoy en rueda de prensa sobre la situación hidrológica actual en esta cuenca de responsabilidad directa de la Xunta.

Avanzó que la Oficina Técnica de la Sequía, encabezada por Augas de Galicia e integrada también por Protección Civil, Meteogalicia y la Consellería de Medio Rural, celebrará mañana una nueva reunión en la que se mantendrá esta prealerta debido a los indicadores actuales.

Detalló que, ni las lluvias inscritas en mayo, ni las de los últimos días, tuvieron efecto en los caudales circulantes, es decir, no fueron suficientes para mudar la situación de prealerta por sequía prolongada que lleva padeciendo Galicia-Costa desde el mes de febrero.

Precisó que la evolución hidrológica y meteorológica del último mes refleja datos que obligan a mantener esta situación de prealerta, ya que después de un abril seco, mayo resultó también muy seco, con un porcentaje de precipitaciones de un 61% por debajo de lo normal.

Apuntó que el caudal medio de los ríos en mayo fue inferior al de los últimos diez años, estando un 46% por debajo de los valores habituales para esta época; y los datos disponibles a nivel de aguas subterráneas indican un ligero empeoramiento respeto al mes de abril.

En cuanto a la ocupación de los embalses, explicó que todos están estables, con las reservas de agua embalsada para abastecimiento al 93,73% de la capacidad, sensiblemente inferior al del año pasado, cuando llegaba al 98,37%.

INSTRUMENTOS NORMATIVOS

La titular de Infraestructuras y Movilidad recordó que la Xunta, con el fin de estar mejor preparada para este tipo de episodios, viene haciendo un singular esfuerzo normativo en los últimos años para mejorar el uso, la gestión y la calidad del agua.

A este respeto, la conselleira citó la Ley de medidas de garantía de abastecimiento en episodios de sequía y en situaciones de riesgo sanitario, en vigor desde enero de 2020, siendo Galicia la primera comunidad que elevó al máximo rango normativo la protección del derecho del agua y a la vanguardia en la adaptación al cambio climático.

Se refirió, también, a la reciente aprobación en Consello da Xunta del Plan Hidrológico de Galicia-Costa 2021-2027, que establece actuaciones y medidas normativas para fomentar una gestión más sostenible del agua, adaptada al cambio climático. Un plan, dijo, que con el fin de ordenar la respuesta ante esos eventos y garantizar el abastecimiento de agua a los ciudadanos, les proporciona a las administraciones instrumentos jurídicos para hacerles frente.

Ethel Vázquez detalló que este plan establece una gestión diferenciada para las situaciones de sequía prolongada, como la actual, derivadas de la merma de las lluvias; y la de escasez coyuntural, relacionada con las dificultades para atender la demanda de agua y en la que también se establecen distintos escenarios: de normalidad, de prealerta, de alerta  y de emergencia.

En esta línea, la titular de Infraestructuras remarcó la importancia de la implicación de todas las administraciones y del conjunto de los ciudadanos, por lo que este proceso de planificación frente a las sequías debe completarse con los planes de emergencia de carácter municipal, al ser los ayuntamientos las administraciones que gestionan los sistemas de abastecimiento.

Recordó que, gracias a las ayudas de la Xunta de los últimos 3 años, un total de 104 ayuntamientos disponen de uno de estos planes municipales de emergencia frente a sequía, 46 de ellos de la demarcación de Galicia-Costa. Además de los citados, también constan con planes frente a seca el Ayuntamiento de Santiago y el Consorcio do Louro, estando redactado también el del Ayuntamiento de Carballo.

Ethel Vázquez hizo un llamamiento a los demás municipios para que se doten de estos planes y se anticipen ante los eventuales escenarios de sequía, especialmente a aquellos ayuntamientos de más de 20.000 habitantes, en los que es obligatorio tener plan de emergencia frente a la sequía.

USO RESPONSABLE

Ethel Vázquez también puso el acento en que la escasez de precipitaciones que vive Galicia desde octubre hace precisa la implicación de los ayuntamientos para ahorrar agua, controlando su uso.

Puso como ejemplo a Boborás, que ya publicó un bando para la concienciación ciudadana, fomentando el uso responsable del agua entre la población.

A este respeto, hizo un llamamiento para que tanto los municipios como los ciudadanos a nivel particular procedan a activar medidas como la restricción de riegos, evitar el lavado innecesario de los coches, limitar el llenado de las piscinas o reutilizar ese agua para otros usos para evitar problemas mayores en la época en la que nos adentramos, cuando menos llueve y demanda hay de agua.

FUGAS EN LAS REDES

También destacó las consecuencias negativas de las pérdidas en las redes de abastecimiento municipales. En este sentido, la Ley de garantía de abastecimiento establecía 2 años para que los ayuntamientos llevaran a cabo una auditoría para cuantificar las pérdidas de agua.

Recordó que el escenario de cambio climático obliga a mejorar el conocimiento de los sistemas de abastecimiento, para lo cual es prioritario que los ayuntamientos, como responsables de su gestión, realicen auditorías para diagnosticar y atajar las fugas.

Incidió en que el Gobierno gallego viene apoyando a los municipios en estas tareas, con ayudas para la instalación de caudalímetros para identificar la pérdida de agua en red.

Ethel Vázquez adelantó, además, que la Xunta convocará ayudas para que los municipios puedan realizar auditorías en sus redes e instó la que también las diputaciones provinciales o la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil ofrezcan este tipo de incentivos para “poder llegar más lejos”

La conselleira calificó esta línea de trabajo como fundamental, pues sólo un 17% de los ayuntamientos contestaron sobre las pérdidas de agua en sus redes, sólo 53 ayuntamientos y sólo 1 de las 7 grandes ciudades, Ferrol.

La información trasladada muestra una media del 41% de pérdidas de agua en las redes de abastecimiento municipal, llegando incluso a superar el 60% en los ayuntamientos con una población inferior a 2.000 habitantes. Esta situación, detalló, supone malgastar agua, malgastar energía y, por lo tanto, malgastar recursos públicos.

Ante el escaso conocimiento de las redes de abastecimiento municipal, ya que más de 280 ayuntamientos no presentaron el porcentaje que tienen de pérdidas de agua, Ethel Vázquez ha hecho un llamamiento a que todas las administraciones con competencias trabajen conjuntamente para cambiar esta situación y también a favor de medidas de ahorro y del uso responsable del agua: la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, que gestiona esta cuenca de responsabilidad estatal, pero también la FEGAMP, que debe coordinar a los ayuntamientos en el impulso de las medidas de prevención.

La demarcación de Galicia-Costa, en prealerta por sequía
Comentarios