domingo. 14.04.2024

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, explicó este jueves que la propuesta de acuerdo presentada el pasado martes a los representantes de las federaciones de cofradías y de las asociaciones de bateeros para la extracción de percebe y mejilla en la costa gallega es una solución transitoria, únicamente para el mes de junio, y que beneficia a las dos partes. Por eso, la representante del Ejecutivo gallego hizo un llamamiento a los dos colectivos para que mediten bien su posición con el objetivo de llegar a acuerdo sobre esa propuesta, que fue elaborada teniendo en cuenta los intereses de las partes y que solo busca conseguir el consenso y la convivencia pacífica entre ellas.

La titular de Mar aseguró en una entrevista en la Radio Galega que entiende que ambos sectores puedan sentir que se le recortan derechos con esa oferta, pero aclaró que se trata de una medida intermedia a las peticiones que ellos mismos realizaron y que busca salvaguardar los intereses de ambos con una explotación sostenible de los recursos. En ese sentido, incidió en que la Administración gallega está mediando para lograr la convivencia pacífica de los dos colectivos, que comparten zonas de trabajo y protagonizaron momentos de tensión en los últimos días ante la imposibilidad de trabajar de los perceberos por la alerta sanitaria por la covid-19 y la escasez de mejilla que padecen los bateeros este año en la costa gallega.

La propuesta de acuerdo, pendiente de ratificar por las partes, sería solo para el mes de junio, en el que se prorrogaría la extracción de semilla de mejillón en las provincias de A Coruña y Pontevedra pero con 16 zonas excluidas por su especial importancia en la extracción de percebe y que suponen unos 50 kilómetros de los más de 1.600 en total que suma el litoral de las provincias autorizadas a la explotación (A Coruña y Pontevedra).

“Estamos en un año complicado en el que los perceberos no pudieron bajar a las rocas y en el que los bateeros tuvieron dificultades para conseguir mejilla. Es comprensible que cuando los perceberos ven a los bateeros en las rocas en las que ellos suelen recoger el percebe piensen que pueden estar destruyendo ese recurso tan importante para ellos. Pero es necesario buscar un entendimiento entre estos sectores tan importantes para Galicia y evitar esa imagen tan negativa que se pudo dar en alguna ocasión en estos últimos días”, subrayó Rosa Quintana.

La conselleira del Mar también trasladó su compromiso de que, de cara al futuro, su departamento convocará de manera inmediata una mesa de trabajo para que se puedan analizar con los representantes de los perceberos y de los bateeros las zonas más sensibles de la costa para la extracción de ambos recursos con el fin de evitar que se repitan situaciones como las vividas en las últimas semanas. “Galicia no sería la misma sin ese sector tan importante como es el del mejillón ni tampoco se entendería que no reserváramos las zonas especiales de extracción de percebe de las que vive tanta gente de nuestras zonas costeras”, destacó.

La representante del Ejecutivo gallego agradeció además el buen tono negociador mantenido por los representantes de las federaciones de cofradías y de las asociaciones de bateeros para buscar un acuerdo y el entendimiento entre las partes y apeló a los dos sectores, comprometidos con Galicia y con la explotación sostenible de los recursos, para que apuesten por una paz que predominó durante muchos años en los que compartieron zonas de trabajo e incluso se echaron una mano cuando fue preciso.

CRISIS

La conselleira del Mar también analizó la situación del sector a consecuencia de la alerta sanitaria por el coronavirus y la necesidad de adoptar mejoras en la comercialización de los productos del mar para darles valor añadido y que los precios que obtenga el sector por su trabajo compensen el sacrificio que hacen para salir a faenar. “La verdad es que me sentí muy orgullosa de este sector porque en unas condiciones muy complicadas fue capaz de traer pescado y marisco todos los días a las lonjas para que los consumidores los tuvieran a su disposición. Y eso a pesar de que muchas veces los precios que conseguían por esos productos no cubrían ni los costes de explotación. Por eso tenemos que avanzar en este ámbito”, explicó Rosa Quintana.

Con ese objetivo, el Ejecutivo gallego está trabajando en el diseño de nuevas herramientas de comercialización que permitan hacer frente a situaciones como la vivida durante el estado de alarma por el coronavirus, en la que el cierre de la hostelería y la restauración redujo al mínimo los canales de venta del marisco y de los pescados de mayor calidad.

A la búsqueda de un consenso entre bateeros y cofradías