martes. 25.06.2024

 Más de 300.000 estudiantes españoles buscarán vivienda en los próximos meses para poder realizar sus grados universitarios en un territorio diferente del que viven habitualmente. La cifra aumenta respecto al año pasado y mantiene su tendencia ascendente, consolidando a los jóvenes como uno de los actores más importantes dentro del mercado inmobiliario.
 

Madrid y Cataluña representan territorios con gran capacidad de atracción, tanto para sus propios estudiantes como para los de otras Comunidades Autónomas, manteniendo al 98% y 94% respectivamente de los que hacen las pruebas de acceso a la universidad allí. Otros territorios como Castilla-La Mancha, Castilla y León y Extremadura sufren mayores pérdidas hacia otras zonas.
 

Según un análisis de LIVE4LIFE en base a datos del Sistema Universitario Español, ha aumentado un 1% hasta el 31,4% el porcentaje de los estudiantes que se formarán en una provincia diferente a la que tienen asociada como residencia habitual. Esto supone un crecimiento de unas 13.000 personas hasta alcanzar las 353.000 entre los cursos 2021/2022 y 2022/2023. De todas ellas, algo más de 200.000 cambian de Comunidad Autónoma.

Este ‘éxodo’ estudiantil es un proceso habitual en España que comienza los meses de junio y julio cuando se tramitan las matrículas y los procesos universitarios, y que influye notablemente en el sector de la vivienda.
 

“Los estudiantes son un buen público para el alquiler temporal y representan un sector muy seguro para los propietarios”, explica Alberto Añaños, CEO de LIVE4LIVE, empresa española especializada en el alquiler de vivienda para estudiantes. “No hay casi riesgo de okupación porque a final de curso se marchan a sus casas y tampoco de impago, porque suelen tener el respaldo de los padres a nivel económico”, destaca el experto.
 

La Comunidad de Madrid es uno de los principales focos de atracción. De hecho, según los datos analizados por la compañía, está entre los territorios con más estudiantes de otras Comunidades con cerca de un 31%.
 

Al 94% de estudiantes que hacen las pruebas de acceso a la Universidad y que se quedan en la región hay que sumarle la llegada del 23% de jóvenes recién aprobados de la EVAU de Castilla-La Mancha y el prácticamente 13% de Castilla y León. También es una zona atractiva para territorios tan dispares como La Rioja, Baleares y Canarias, en los tres casos con cerca de un 10%.
 

El caso de Andalucía también es llamativo, manteniendo al 87% de los estudiantes que acaban de ser aptos en las pruebas de acceso. Su poder de atracción se orienta hacia Extremadura con casi el 20% de extremeños en esta situación que se marchan a Andalucía. Castilla-La Mancha también pierde jóvenes hacia territorio andaluz con más del 6%- Y hasta los canarios se mudan a la Comunidad Autónoma del sur peninsular.
 

La Comunidad Valenciana, por su parte, mantiene a casi el 90% de sus estudiantes aptos en la EVAU. A estas cifras debe sumar la llegada de un 12,6% de los jóvenes de Castilla-La Mancha y más del 8% de los de Murcia. Baleares y Aragón, territorios cercanos, también pierden jóvenes estudiantes hacia territorio valenciano con en torno al 5%.
 

“De todos los estudiantes que cambian de comunidad autónoma o de provincia, un alto porcentaje va a requerir una nueva vivienda. Y la solución más habitual es compartir piso y alquiler una habitación, especialmente con amigos”, indica Añaños. Según sus datos internos, el precio medio de alquilar una habitación en España está en 350 euros con una subida del 13%. Madrid, donde el precio medio es de 500 euros, está en la cúspide.  
 

“Hay otras opciones como residencias o casas familiares, pero la mayoría suele optar por el alquiler temporal de una habitación. Depende de los gustos, pero que esté cerca del centro universitario y de zonas de ocio juvenil es fundamental. También pesa el transporte y el buen estado de la vivienda”, subraya.

Estudiantes a la búsqueda de vivienda tras la EVAU
Comentarios