sábado. 26.11.2022

La emergencia sanitaria por el coronavirus ha cambiado la forma de trabajar. El trabajo a distancia -a través de las tecnologías de la información- ha permitido que gran parte de la economía siga funcionando, pero compartir espacio personal y profesional puede generar desequilibrios físicos y emocionales.

Herbalife Nutrition ofrece diez consejos para teletrabajar de forma saludable y productiva, para que nuestras rutinas y relaciones familiares no se vean afectadas.

La emergencia sanitaria por el coronavirus ha impuesto medidas de confinamiento que han cambiado de un día para otro nuestra forma de vivir y trabajar. Ante la imposibilidad de salir a la calle, muchas empresas y trabajadores autónomos han optado por el teletrabajo o trabajo a distancia como forma de mantener la actividad productiva desde el hogar.

Sin periodo de adaptación, este cambio tan radical puede acarrear en

las personas sensación de soledad y aislamiento, frustración, ansiedad o falta

de motivación, por lo que es necesario seguir una rutina y normas para que la

actividad profesional sea eficiente y no afecte a la vida personal.

Herbalife Nutrition, compañía global especializada en nutrición y

estilo de vida saludable, ha preparado una serie de recomendaciones para

aprovechar mejor el tiempo dedicado al teletrabajo, incrementar la

productividad y promover la alimentación saludable en casa.

  • Sigue una rutina diaria: Trabajar desde casa debería ser igual que hacerlo desde la oficina. Es

    importante que respetes los horarios habituales de trabajo y de descanso.

    Levántate un poco antes de comenzar tu jornada laboral para permitirle al

    organismo que se adapte y, antes de encender al ordenador, realiza alguna

    actividad física, lee o escucha un poco de música. Organiza tu carga de trabajo

    para que puedas realizar lo más importante y complicado al inicio, cuando se

    está más activo y despierto, y dejar para el final de la jornada las

    actividades rutinarias.

  • Establece límites y comparte

    responsabilidades: Debes explicar a quienes conviven

    contigo que estás trabajando, aunque te encuentres en casa. Esto es

    especialmente importante si hay niños en casa, que suelen pedir más atención

    por parte de los adultos. Ante un escenario como el actual, donde varios de los

    miembros de la familia trabajan, las labores domésticas habituales (cocinar,

    lavar la ropa, lavar los platos, limpiar) deben dividirse entre todos en los

    horarios que sean más cómodos para cada uno.

  • Toma pequeñas pausas: Destina pequeños momentos para descansar durante la jornada laboral.

    Es la ocasión para levantarte de la silla, estirar las piernas y los brazos,

    cambiar de habitación, acariciar a tus mascotas, alejarte de las pantallas por

    algunos minutos y tomar el sol, aunque sea por la ventana. Por cada hora de

    trabajo se debería descansar al menos 5 minutos.


  • Respeta los horarios de las

    comidas: Debes desayunar, comer y cenar en un espacio

    distinto del que has destinado para tu jornada laboral. Aprovecha este momento

    para compartirlo con tu familia y despejar tu mente del trabajo. Trata de hacer

    3 comidas diarias con 1 o 2 tentempiés.

  • Aliméntate de forma saludable: Permanecer mucho tiempo en casa puede llevarte a consumir alimentos no

    saludables con alto contenido de grasas y azúcares y en cantidades abundantes.

    Al elegir los alimentos se deben tomar en cuenta los 4 grupos esenciales que

    ayudan a fortalecer el sistema inmunitario: las proteínas, presentes en

    el pescado, las carnes magras, el pollo, los derivados de soja y los productos

    lácteos; las vitaminas y los fitonutrientes, presentes en las frutas y

    los vegetales; los probióticos y los prebióticos; y los ácidos grasos

    omega-3. Establece un menú semanal que te ayude a elegir qué comprar en el

    supermercado.

  • Cámbiate de ropa: Aunque pueda ser tentador y muy cómodo estar en pijama todo el día,

    cambiarse de ropa tiene un efecto psicológico positivo, pues te hace separar tu

    vida personal de tu vida laboral. Cambiar el pijama por otra ropa te dará una

    clara señal a tu cerebro de que es hora de activarse.


  • Elige un espacio específico

    para crear tu oficina virtual: Al igual que como

    sucede con la ropa, es importante que separes los espacios personales de los

    que vas a dedicar a desarrollar tu actividad profesional. No trabajes desde la

    cama ni desde la cocina. Destina un espacio neutro que puedas transformar en tu

    propio despacho -con todos los elementos tecnológicos necesarios- y garantiza

    que no interfiera con los espacios de tus compañeros o familiares. Lo ideal es

    que uses un ordenador y un móvil específicos para el trabajo y así separar tus

    conversaciones personales de las laborales.

  • Evita las distracciones: Trabajar desde casa puede generar muchas más distracciones que hacerlo

    desde la oficina. En la medida de lo posible intenta evitar cualquier

    interrupción que dificulte la realización de tus tareas. Aléjate de las redes

    sociales y de los mensajes de WhatsApp ajenos al trabajo.


  • Mantén la comunicación con tus

    compañeros de trabajo: Trabajar desde casa no debe

    convertirse en una experiencia solitaria. Es más importante que nunca mantener

    la comunicación efectiva por vía telemática con los compañeros de trabajo para

    aumentar la motivación, la productividad y distribuir las tareas de forma

    satisfactoria. Para ello existen muchas herramientas como el correo

    corporativo, los grupos de WhatsApp y otras aplicaciones que permiten mantener

    videoconferencias programadas con agendas predefinidas y conversaciones más

    casuales en tiempo real.


  • Planifica una rutina semanal de

    ejercicios: Realiza sesiones de ejercicios al menos 3

    veces por semana. Las opciones son múltiples y debes elegir siempre alguna que

    te motive. Los ejercicios de cardio, zumba, yoga o simples estiramientos están

    entre los más populares y gran cantidad de canales de YouTube ofrecen sesiones

    de entrenamiento de forma gratuita.

El teletrabajo puede ser una experiencia motivadora, enriquecedora y de

gran crecimiento personal para todos. Aplicar estos consejos es primordial para

generar hábitos que se puedan mantener en el tiempo sin causar desequilibrios

en la rutina.

Diez consejos para teletrabajar de forma efectiva