domingo. 26.05.2024

El arte floral pontereano llega al Monasterio de Santo Toribio de Liébana

La alfombra confeccionada reproduce el relicario donde se guarda el Lignum Crucis. Predominan los colores dorados, tal y como es la cruz pero también es un giño a la ‘Leyenda Aurea’ recogida por el dominico Santiago de la Vorágine. Y la Cruz está sobre fondo verde, que lo rodea al igual que el verde de las montañas de Cantabria que rodean el monasterio. La cenefa es una alegoría del Apocalipsis escrito por el Beato de Liébana.
Frente a la puerta del Perdón, en el monasterio, la alfombra ponteareana.
Frente a la puerta del Perdón, en el monasterio, la alfombra ponteareana.

La ‘Asociación de Alfombristas do Corpus Christi de Ponteareas’, para el inicio del año jubilar Lebaniego de 2023, ha confeccionado una alfombra floral a la que se denominó ‘lignun crucis, el faro del camino’ delante de la Puerta del Perdón, con motivo de su apertura y la celebración de Santo Toribio e inicio del año jubilar lebaniego 2023-2024. La alfombra responde al modelo de las que se hacen en Ponteareas en la fiesta del Corpus Christi.

El motivo principal de la alfombra es el Lignun crucis, esto es la reliquia o fragmento de la cruz de Nuestro Señor Jesucristo que se conserva en este templo, que al igual que un faro, su resplandor es un punto de referencia del puerto al que los peregrinos quieren llegar, el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, en Cantabria.

Fue Santo Toribio de Astorga custodio de las reliquias de Jesucristo en Jerusalén. Con el permiso del Papa de su época, trasladó un trozo de la Cruz hasta Astorga, ciudad de la que fue obispo. Dicha reliquia fue traslada a Liébana por cristianos que querían ponerla salvo de los musulmanes que se encontraban ya en puertas del norte de la península, en el avance de su invasión. Y fue el revulsivo definitivo para que el Monasterio de Santo Toribio y Liébana se convirtieran en el importante lugar de Peregrinación cántabro.

La alfombra confeccionada reproduce el relicario donde se guarda el Lignum Crucis. Predominan los colores dorados, tal y como es la cruz pero también es un giño a la ‘Leyenda Aurea’ recogida por el dominico Santiago de la Vorágine. Y la Cruz está sobre fondo verde, que lo rodea al igual que el verde de las montañas de Cantabria que rodean el monasterio. La cenefa es una alegoría del Apocalipsis escrito por el Beato de Liébana.

Con unas medidas de 6x5 metros se colocó delante de la puerta del Perdón. El diseño de la alfombra es obra de Andrea Estévez y Miguel García.

Un grupo de 28 alfombristas pontereanos se trasladaron a Liébana para realizar la alfombra de flores, y para que estuviera completamente rematada a primeras horas de la mañana.

La Asociación ‘Asociación de Alfombristas do Corpus Christi de Ponteareas’ asumió todos los gastos de la alfombra y el desplazamiento de los alfombristas, según afirman en nota de prensa.

El arte floral pontereano llega al Monasterio de Santo Toribio de Liébana
Comentarios