jueves. 18.07.2024

Apruebado el Plan de uso y gestión del Parque Natural Fragas do Eume

El Plan rector de uso y gestión (PRUX) del Parque Natural Fragas do Eume es un documento de planificación y ordenación diseñado para garantizar la conservación de los valores, hábitats y principales especies de flora y fauna que alberga este territorio y que contará durante sus 10 años de vigencia con una inversión total estimado en 8,5 millones de euros.
El plan busca el equilibro entre la conservación de los recursos y las actividades socieconómicas y la presencia humana ordenada en el parque.
El plan busca el equilibro entre la conservación de los recursos y las actividades socieconómicas y la presencia humana ordenada en el parque.

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, anunció hoy que el Consello aprobó en su reunión semanal el Plan rector de uso y gestión (PRUX) del Parque Natural Fragas do Eume, un documento de planificación y ordenación diseñado para garantizar la conservación de los valores, hábitats y principales especies de flora y fauna que alberga este territorio y que contará durante sus 10 años de vigencia con una inversión total estimado en 8,5 millones de euros. “Nuestro objetivo es buscar el equilibrio entre la conservación de los recursos naturales y las actividades socioeconómicas y la presencia humana ordenada en este espacio”, resaltó.

Rueda subrayó que las Fragas do Eume es “uno de los bosques atlánticos mejor conservados de toda Europa” y recordó que con la aprobación de este PRUX se completa el proceso normativo impulsado con el fin de dotar de un instrumento de gestión propio toda la Red de parques de Galicia, que suma cerca de 50.000 hectáreas.

Así, el primero documento aprobado fue el del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, en diciembre de 2018; al año siguiente se sumaron los PRUX de los parques ourensanos Serra da Enciña da Lastra y O Invernadoiro; en 2020 le tocó el turno al Monte Aloia; en 2021 se aprobó el del Complejo Dunar de Corrubedo y lagunas de Carregal y Vixán; y el año pasado fue ratificado el Plan rector de la Baixa Limia-Serra do Xurés.

Por lo tanto, con la aprobación hoy del PRUX de las Fragas do Eume, los seis parques naturales gallegos y el único parque nacional existente en la Comunidad cuentan ya con un documento de gestión adaptado a sus necesidades y características específicas. En total, la Xunta prevé movilizar en estos espacios naturales cerca de 70 millones de euros.

Hace falta subrayar que el objetivo principal de los PRUX, concebidos para clarificar los regímenes de usos dentro de cada parque y las líneas de actuaciones que deberá seguir la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, es buscar un equilibrio entre la preservación de los recursos naturales y las actividades socioeconómicas que pueden acoger estos espacios.

En este sentido, el PRUX de las Fragas do Eume actualiza la zonificación recogida en el anterior Plan de ordenación de los recursos naturales para, por un lado, armonizarla con la del resto de parques y, por otro, ajustar los límites de cada área para compatibilizar la conservación del patrimonio natural y del paisaje con los usos que se desarrollan en él.

De este modo, se proponen dividir su superficie en: zona I de reserva, que incluye ámbitos que requieren de un alto grado de protección; zona II de uso limitado, espacios con una mayor necesidad de preservación por sus valores naturales de excepcional rareza, interés o fragilidad; zona III de uso compatible, que abarca áreas con un valor de conservación medio por integrar cierto nivel de humanización, en las cuales se localizan plantaciones forestales, cultivos y matorral; y zona IV de uso general, con un importante nivel de urbanización y que incluye los núcleos rurales y las vías asfaltadas.

Las dos primeras, coincidentes con los espacios de mayor riqueza natural y paisajística y, por tanto, que requieren más protección, abarcan el 42 % de la superficie total, que suma 9.106,36 hectáreas. Este dato refleja que en el PRUX los objetivos de conservación priman sobre cualquier otra actividad que se planifique o desarrolle en el parque.

ACTUACIÓN

Con base en la nueva zonificación y usos y aprovechamientos previstos, el plan se desarrolla alrededor de cuatro programas: conservación de la biodiversidad, el paisaje y el patrimonio cultural; fomento y promoción de la investigación, seguimiento y evaluación del territorio; gestión del uso público para que los visitantes conozcan y disfruten de sus valores; y mejora y mantenimiento de las infraestructuras, instalaciones y equipaciones existentes.

En el marco de estos cuatro grandes programas, se fija toda una serie de líneas de actuación y medidas para ejecutar en la próxima década. Así, hace falta destacar el impulso a uno nuevo programa de recuperación ambiental del parque a través del incremento de la superficie de titularidad pública en zonas en que implique una mayor continuidad del ecosistema de bosque atlántico. Para lograrlo se pondrá en marcha un plan de gestión para la adquisición de terrenos por parte de la Xunta y su posterior restauración ecológica. “Una de las singularidades de este parque es que el 80% de los terrenos son de particulares”, resaltó el presidente de la Xunta.

De igual manera, añadió que también “se elaborará un catálogo de flora y fauna  autóctonas y de especies exóticas invasoras presentes en el parque”, y se diseñarán de forma paralela medidas eficaces para el control y la posible erradicación de estas poblaciones. Además, explicó que se fomentará una gestión forestal sostenible y el “relevo de masas de eucalipto por frondosas”.

Asimismo y con el fin de reducir posibles aficiones al medio natural, el documento incluye un plan de infraestructuras y acciones preventivas frente a los incendios forestales; además del diseño y desarrollo de medidas de conservación, mantenimiento y recuperación de los hábitats de interés comunitario presentes en los bosques, con acciones específicas, por ejemplo, en enclaves singulares de interés florístico.

Además, el nuevo instrumento de uso y gestión también prevé un Plan de emergencias —el primero de este parque natural— para intervenir de forma rápida y eficaz ante posibles eventualidades con el fin de minimizar las posibles consecuencias sobre la zona.

Para cumplir con todos sus objetivos, el PRUX de las Fragas do Eume recoge inversiones en las diferentes líneas de actuación por un importe de 3,12 millones de euros, a los cuales hay que sumar el presupuesto que la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda estima que destinará en la próxima década a la conservación y puesta en valor de este parque a través de la concesión de ayudas para la ejecución de diferentes proyectos o de los gastos del personal adscrito a él, por lo que se movilizarán en total unos 8,5 millones de euros.

EJEMPLO DE BOSQUE ATLÁNTICO

El Parque Natural Fragas do Eume se encuentra al nordeste de la provincia de A Coruña —se extiende por los ayuntamientos de Cabanas, Pontedeume, A Capela, Monfero y As Pontes de García Rodríguez— en una zona de marcada influencia oceánica entre el medio litoral del estuario del Eume y las montañas en que nace el dicho río. Estas características explican por que es, hoy en día, una de las muestras más importantes de los bosques sublitorales gallegos y uno de los pocos bosques atlánticos bien conservados de Europa.

Asimismo, otra de las singularidades de este espacio natural es que el 80 % de los terrenos del parque son de titularidad privada, por lo que durante el proceso de elaboración y de consultas del PRUX se tuvo muy en cuenta a opinión y el papel de los propietarios particulares.

En este sentido, hace falta recordar que a finales del año 2021 la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda inició una ronda de contactos con representantes de los principales colectivos, entidades y administraciones públicas implicados y relacionados con el Parque Natural Fragas do Eume con el fin de hacerlos partícipes del futuro PRUX.

En el marco de este proceso, se realizaron reuniones con los alcaldes de los cinco ayuntamientos del parque, con representantes de asociaciones de propietarios, ecologistas, comunidades de montes, entidades vecinales y colectivos ambientales, productores agroganaderos, titulares de empresas de ocio y turismo activo, clubes de escalada y montañismo, entre otros.

En definitiva y por todo lo expuesto, el proceso de elaboración del PRUX Fragas do Eume fue muy consensuado y participativo y, de hecho, en el marco del trámite de información pública y de audiencia abierto a finales del año pasado, se recibieron un total de 456 alegaciones y aportaciones de las cuales algo más del 62 % fueron recogidas en el texto, bien porque se aceptaron o bien porque ya estaban incorporadas en el documento original.

Apruebado el Plan de uso y gestión del Parque Natural Fragas do Eume
Comentarios