viernes. 01.03.2024

Toda su vida ha girado en torno al corazón, el músculo más importante de nuestro cuerpo. Siempre le ha gustado la Literatura. Y con ella quiere llegar al corazón de las personas. Antes con la medicina y ahora con las letras. Cree que si un relato no emociona, no es bueno. Felizmente jubilada, desde septiembre de 2018, esta viguesa disfruta de su tiempo escribiendo y leyendo. Su peripecia profesional también la ha nutrido de experiencias para hacer literatura. Su brillante currículo, primero como estudiante y luego cardióloga y catedrática, ha comprimido el muelle y ahora es su momento expansivo-literario. Con motivo de la presentación de su primera novela en Vigo, El marido de Carlota, Diario Luso-Galaico conversa con Isabel Coma para descubrir su vocación literaria así como sus dos libros ya en las librerías.

ROBERTO LEDO.

La doctora Coma entra en las cuestiones planteadas con la sinceridad de un navarro, quizá porque trabajó en la Clínica de Navarra durante años y algo se le pegó. No mira a cámara, pero es franca. Solo sonríe cuando recuerda su primer libro con el cirujano cardiaco Rafael Hernández Estefanía. Su sencillez sorprende. Isabel Coma ha venido para hablar de su libro, pero no se le ha ocurrido traer uno. ¡No pasa nada!

La conversación comienza con el libro que presenta esa tarde en Vigo en la biblioteca de la Escuela de Artes y Oficios. Sitúa la novela El Marido de Carlota (Editorial Onuba), entre los años 1944 y 1948, en la postguerra española.

Carlota es

la mayor de cuatro hermanas. Su hermana mayor ya está casada. Ella, en cambio,

permanece soltera. “Es una época en que la mujer no estudiaba una carrera universitaria

y no se valía por sí misma en la vida”, contextualiza.

Y se mete en

el argumento: La madre de Carlota la convence para que se case con Ramiro, el

hermano de Javier que fue su novio y que desapareció durante la guerra. No se

sabe si murió.

ROBERTO LEDO.

Ella, finalmente, accede a casarse con Ramiro, aunque no está enamorada de él. Se propone hacerle feliz. Tras la boda, se van de viaje de luna de miel y va encontrando muchas rarezas en Ramiro. Es muy celoso, tiene muchas manías…Entonces, ella, en algunos momentos, se arrepiente de haberse casado con él. A la vez, “está convencida de que el matrimonio es para toda la vida y que ella tiene que tratar de hacerle la vida feliz”.

EMBARAZADA

A la vuelta

del viaje de novios, enseguida ella se queda embarazada. Eso le aporta a

Carlota una felicidad enorme. Y se siente recompensada de su matrimonio por

tener un hijo…al que quiere muchísimo.

“Pasan

muchas cosas –explica Isabel Coma-. Hay capítulos que he escrito para que se

vayan conociendo…cómo reacciona Ramiro, cómo lo hace ella…ante las cosas que le

ocurren”.

ROBERTO LEDO.

Llega un momento en que Ramiro empieza a cojear. Carlota lo lleva al médico. El doctor no le encuentra ningún motivo para esa dolencia. Pero, la realidad es que cada vez cojea más. Ramiro no quiere volver al médico para que termine las pruebas porque piensa que, si todo es normal, no hay que alarmarse. Pero, en un momento concreto, Ramiro tropieza con la pata de una mesa, se cae al suelo y se da un golpe en la cabeza. Este motivo desencadena el que ella lo lleve a un hospital de urgencia.

En el

hospital transcurre una parte de la novela dándole vueltas a ver qué es lo que

tiene…y pasan muchas cosas por medio…Aparecen amigos de la infancia. Uno de

ellos es médico. Y éste ayuda a descubrir la causa de la enfermedad.

INSPIRACIÓN

La vida real fue para Isabel Coma una fuente de inspiración para este libro. “En una sesión clínica del Departamento de Medicina Interna se presentó el caso de un enfermo con algo de lo que tampoco había manera de diagnosticar. Todos los resultados de los parámetros eran normales, pero él se encontraba muy enfermo e incapacitado. Hasta que, por fin, de una manera muy ingeniosa, se hizo el diagnóstico y curó”.

ROBERTO LEDO.

“A mí esto me dio la idea de escribir un libro. Y, claro, todo lo hice muy distinto a ese enfermo para que nunca se reconozca…Pero, sí cuento lo que hay alrededor de esa enfermedad y, sobre todo, la manera de diagnosticarla, que es ingeniosa, práctica y sencilla a la vez”.

DIÁLOGOS QUE

AYUDAN

Isabel Coma ya recibe el feedback de los lectores. “Más de una persona que ha leído mi novela, El Marido de Carlota, me ha dicho que le está ayudando mucho en las relaciones entre ella y su marido. Gran parte de la novela son diálogos entre Carlota y Ramiro. El cómo se hablan…, cómo a Carlota hay cosas que no le gustan, pero cómo se las va tragando, cómo trata de comprenderlo…, hace bien. Es bonito ver cómo se relacionan entre ellos y cómo vence la bondad de Carlota que es una mujer fantástica, buenísima”, dice Isabel de su personaje.

ESCRITURA

“La verdad

es que yo empecé a escribir un poco obligada por un curso de escritura al que

me apunté…Al final, había que escribir una novela. Yo pensé: ya veremos si la

escribo. Pero la última clase consistía en pensar el primer capítulo de una

novela y explicar un poco en qué consistía el guión. Es decir, cómo iba a ser

hasta el final”.

ROBERTO LEDO.

El director del curso era el escritor Andrés Barba. “Me dijo que yo no tenía ni idea de cómo iba a terminar. Tú no puedes saberlo. Ya irás cambiando, cuando la escribas. A mí eso me pareció una tontería, pero no lo dije porque él era el profesor…”.

Pero lo fue

viendo conforme escribía la novela El Marido de Carlota. “A medida que escribía

se me iban ocurriendo cosas nuevas. Había pensado en un desenlace y luego fue

otro muy distinto. Y la verdad es que ha sido muy interesante. Yo disfruté

mucho, aunque, al principio, pasé momentos de preguntarme cómo relleno este

folio…No sé cómo seguir…Yo terminaría en el primer capítulo…Luego se me iban

ocurriendo  cosas y, al final, me parece

que es una experiencia fantástica”.

“Un libro da

muchísimo trabajo. Uno no gana nada para lo muchísimo que trabaja. Y esto lo

digo porque he escrito otro libro del que se vendieron 2.000 ejemplares y no he

visto un solo euro”, dice satisfecha. “Yo no lo escribí para ganar dinero. Lo

hice porque tengo necesidad de escribir. Es algo que me gusta y disfruto

haciéndolo”.

LA TAREA DE

ESCRIBIR

Isabel Coma

se propuso escribir un diario “para llenarlo de cosas que me pueden servir a la

hora de escribir un libro (…) Porque cuando uno lo ha visto y lo escribe es más

fácil que luego se le ocurran cosas”.

ROBERTO LEDO.

Después Coma pensó hacer relatos breves. Aprovechando noticias del periódico, transformándolas. “Una cosa es una noticia con hechos y otra cosa es escribir un relato. Al relato hay que darle fuerza, utilizar descripciones…Esto hace que entre en el corazón de las personas”. La doctora espera que alguno de esos relatos breves pueda servir de base a una nueva novela o bien a un libro de relatos breves.

SU PRIMER

LIBRO

El corazón

es el tema omnipresente y recurrente en la obra y en la vida de Isabel Coma. No

en vano se tituló este primero: ‘Cambiando corazones’ (Plataforma Editorial,

2014). El desencadenante fue la lectura de un relato de un cirujano cardiaco

compañero de trabajo, Rafael Hernández Estefanía. Éste avivó el fuego de la

escritura en Isabel. El libro se escribió desde dos perspectivas diferentes con

relatos de pacientes, Isabel sobre aquellos que todavía no se habían trasplantado

y Hernández Estefanía de otros ya trasplantados.

EL PODER DE

LA LITERATURA

Coma cree

“muchísmo” en la influencia de la Literatura. “Hay gente que dice que, según lo

que leas, la mente te va hacia un lado u otro. La Literatura influye mucho en

la mente de la personas”.

Y concreta.

“La buena Literatura es la que llega al corazón, a los afectos. Si un libro no

emociona es que no es muy bueno, aunque sea muy verídico. Puede ser un relato

histórico fantástico, pero no es una novela. Una novela es la que te causa

emoción y en la que te pones del lado de uno u otro personaje. Te influye en la

manera de comportarte. Creo que la Literatura puede cambiar la mente de las

personas”.

COMO LECTORA

La autora de

El Marido de Carlota reconoce que en su vida no dedicó mucho tiempo a la

lectura. Los horarios de su profesión médica no se lo facilitaban, al

contrario. “He sido siempre médico de Hospital y he dedicado muchísimas horas

al trabajo. He escrito numerosos artículos científicos. He tenido que impartir

clases en la Facultad de Medicina. Todo esto no me ha dejado tiempo”, concluye.

Dedicatoria de El marido de Carlota de Isabel Coma para el director de DL-G.

Pero ahora sí; ahora disfruta con la lectura. Estos días acabó El final de Affaire, de Graham Greene. “Me ha encantado. He descubierto a Greene y tengo ganas de leer más libros de los que ha escrito él porque es una maravilla”.

Otro reciente y que también le encantó es Dictator. Escrito en inglés, pero tiene traducción al español. “Es sobre Cicerón (de Robert Harris). Lo escribe su esclavo que a su vez es su secretario. Al final lo libera y se convierte en un liberto. Fantástico también. Enseña mucho. He sacado muchas frases”.

En fin, se percibe que Isabel está iniciando una nueva carrera como escritora. Está feliz con esta tarea de contar historias y llegar a nuestro corazón, emocionarnos y tomar partido entre sus personajes.

Isabel Coma, escritora: “La buena Literatura es la que llega al corazón, a los afectos”